Los chilenos en España celebran la muerte de Pinochet
Gritos de "¡Viva Allende, viva Chile!" se escucharon esta tarde en la Puerta del Sol. DANIEL BASTEIRO

Menos de una hora. Eso es lo que tardaron más de un centenar de chilenos residentes en Madrid en acercarse a la Puerta del Sol para realizar una pequeña concentración tras la muerte de Augusto Pinochet.

Con banderas, botellas de cava y cantado el himno de Chile, los residentes en España saludaron la muerte del dictador, "con cierta pena, porque no hemos podido verlo en la cárcel", aseguraron muchos asistentes.

Decenas de chilenos en Madrid descorcharon botellas de cava y recordaron a las víctimas de la dictadura

"Ha coincidido con el Día de los Derechos Humanos, con el cumpleaños de Laura [su mujer] y con el aniversario de la causa que España interpuso contra el tirano", afirma Óscar Peralta, envuelto en una bandera chilena. Para él, "es un gran día, un gran día para la democracia".

En la plaza madrileña los chilenos gritaban todo tipo de cánticos contra el dictador: "Pinochet, al cajón, por fascista y por ladrón", mientras otros cantaban el himno de la alegría o se acordaban de Salvador Allende.

Muchos, tras cantar el himno de Chile, coreaban con fuerza "viva Allende" o "viva Victor Jara".

Varios manifestantes, con fotografías de crímenes de la dictadura y de desaparecidos expresaban su alegría, no sin cierta amargura, porque el dictador muere con 91 años sin ser juzgado.

En este sentido, Ricardo Zúñiga, responsable del Partido por la Democracia (PPD), expresó en la Puerta del Sol su "sensación de ambivalencia. Por una parte estoy tranquilo, porque es una etapa superada. Por otra. me queda el sabor amargo de saber que la justicia no se manifestó por completo, porque con Pinochet muerto muchos juicios se cerrarán".

Los messenger están copados, igual que los teléfonos, es un gran día para la democracia

Zúñiga, cuyo suegro "cayó en el 73, el mismo año del golpe", se ha cerrado "una etapa en Chile".

En Madrid se concentraron también responsables de asociaciones que apoyaron las causas abiertas por el juez Baltasar Garzón para solicitar su extradición. Mario Lorca, uno de ellos, anunció una manifestación para el sábado, "no para mostrar la alegría por la muerte de Pinochet, sino para recordar a los miles de chilenos que mató y torturó".

Los honores serían una burla

Los chilenos en España son conscientes de que todavía hay muchas incógnitas por despejar, por ejemplo el entierro del dictador, para el que los partidos conservadores en Chile quieren honores de jefe de Estado.

Para Nani Ruiz sería "una burla a la democracia. Confiamos en Bachelet, en que no se atreva a honrar al 'Pinocho'", asegura, indignada.

El contento es general en una comunidad que ha sufrido, en primera persona, los efectos de la dictadura. A muchos de ellos les gustaría estar en las calles de Santiago de Chile, donde "los messenger y los teléfonos están copados", en palabras de un manifestante.

"Sólo llevo tres días fuera de Chile. ¡Voy a tener que salir más!"

Marisol Clark no contaba con esta noticia inesperada, sobre todo tras el último parte médico de Pinochet, unas horas antes de morir, en el que se aseguraba que la evolución era buena.

"Sólo llevo tres días en España, ¡voy a tener que salir más para que se mueran todos los dictadores que todavía viven!", declara la chilena, mientras hace ondear una bandera chilena.

En más ciudades, como en Barcelona, los chilenos salieron a festejar la muerte de Pinochet. En la plaza de Sant Jaume fueron en torno a medio centenar.

Encuesta

¿Merecía Pinochet un funeral de Estado?

Sí, gobernó el país durante 17 años.
13,46 % (375 votos)
No, fue un dictador que llegó por la fuerza.
75,51 % (2103 votos)
Me da igual su funeral.
11,02 % (307 votos)