Nicolás Maduro
El presidente de Venezuela Nicolás Maduro habla durante un acto. EFE

El gobernante venezolano, Nicolás Maduro, acusó al expresidente de Colombia Álvaro Uribe de ser un "asesino" y de dirigir un plan para matarle, y denunció que paramilitares están intentando entrar en su país con ese fin.

Maduro ha reiterado denuncias de planes de magnicidio, de supuestos mercenarios y paramilitares

"Uribe está detrás de un plan para asesinarme. Uribe es un asesino. Yo ya tengo elementos (probatorios) suficientes de que él está conspirando y hay sectores de la derecha venezolana en comunicación con él para eso", declaró en una alocución televisada.

Maduro precisó que "están tratando de penetrar paramilitares por vía selvática" y que, adicionalmente, "han entrenado gente para esas cosas" en el interior de Venezuela.

Dijo que se han puesto en marcha "medidas especiales de protección, de seguridad" y pidió ayuda a sus seguidores para que colaboren con los organismos del Estado para evitar que esos planes se ejecuten, aunque advirtió que "sería imposible controlar" a civiles y militares venezolanos si resultara afectado.

En las últimas semanas Maduro ha reiterado denuncias de planes de magnicidio, de supuestos mercenarios y paramilitares colombianos y salvadoreños y de diversos planes de golpe de Estado.

El fallecido Hugo Chávez acusó a Uribe en varias ocasiones de planes de magnicidio en su contra durante su mandato, lo que llevó las relaciones bilaterales a periódicas crisis y a la ruptura formal al término de la gestión del ahora exgobernante colombiano.