Restos e fuel del 'Prestige'. (Efe)
Restos e fuel del 'Prestige'. (Efe) Efe

El domingo, según publica el diario ABC, se conoció el primer trabajo de investigación que corrobora las deficiencias en salud pública que se cometieron en la gestión de la catástrofe, un estudio de cuatro años publicado en la revista 'Enviroment International' que valora las secuelas psicológicas y físicas sobre las personas que colaboraron (dolor de cabeza, irritación de las vías respiratorias y mucosas, etc.).

El fuel que transportaba el 'Prestige' contenía numerosas sustancias mutagénicas y carcinógenas, dato a partir del cual el estudio saca las siguientes conclusiones:

  • A los trabajadores se les colocaron dosímetros pasivos que determinaron que con cada bocanada de aire los individuos se sometieron a niveles de VOC (Compuesto Orgánicos Volátiles) similares a los de ciudades altamente contaminadas.
  • La exposición interna de los voluntarios fue similar a la que indican estudios sobre trabajadores de incineradoras, hornos de carbón o gasolineras.
  • Todos los grupos expuestos al fuel sufrieron roturas del ADN reparables de manera natural.
  • El daño genético fijado sólo lo sufrieron los individuos que trabajaron durante tres o cuatro meses limpiando fuel (más difícilmente reparable).
  • En cuanto al efecto sobre el sistema endocrino, en el caso del cortisol y la prolactina (dos hormonas muy relacionadas con la exposición a agentes contaminantes) se detectaron alteraciones hormonales con afectación de sus niveles normales en la población expuesta al fuel.
  • Se comprobó la influencia de algunos genes que participan en los procesos metabólicos y de reparación del ADN sobre las tasas de daño provocadas por la exposición al petróleo.