Cáncer
Unos científicos investigando sobre el cáncer. Archivo

¿Cómo evitar el crecimiento de las células tumorales? A esa pregunta fundamental se enfrentan la ciencia desde hace años. Existen varias líneas de investigación y algunas de ellas están dando sus frutos. Es el caso de la que siguen investigadores de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos).

Este grupo ha identificado un gen que, cuando se reprime en las células tumorales, pone en jaque el crecimiento celular y una serie de procesos que los tumores necesitan para ampliar y extenderse a otros lugares. Los autores de este estudio esperan que el llamado gen "maestro regulador" puede ser la clave para el desarrollo de un nuevo tratamiento para los tumores resistentes a los fármacos actuales.

Bloquear el gen maestro cambia el modo en que se comportan las células del cáncerSegún Linda Resar, profesora de la Johns Hopkins, su trabajo demuestra por primera vez "que bloquear este gen en las células del cáncer agresivo cambia por completo su apariencia y comportamiento", agrega.

Resar ha estado investigando los genes de la familia del maestro regulador, conocido como grupo de alta movilidad o genes HMG, durante dos décadas y, además de su papel en el cáncer, estos genes son esenciales para dar a las células madre sus poderes especiales, algo que, según esta experta, no es casual.

"Muchos investigadores consideran que las células cancerosas son el gemelo malvado de las células madre, porque al igual que las células madre, las células cancerosas deben adquirir propiedades especiales para que el tumor crezca y haya metástasis o se propague a diferentes sitios", explica.

Las células cancerosas son como el gemelo malvado de las células madreEn este estudio, publicado por Plos One, el equipo de Resar implantó células tumorales en ratones para ver cómo se comportan las células y los tumores con HMGA1 –esencial para la reprogramación de células adultas– crecieron y se extendieron a otras áreas, como los pulmones, mientras que los que tenían bloqueado HMGA1 no crecieron bien en el tejido mamario o no se propagaron a sitios distantes.

Las células del cáncer de mama triple negativo tienden a comportarse de manera agresiva y no responden a muchas de las terapias más eficaces contra el cáncer de mama, por lo que el equipo de Resar bloqueó HMGA1 en células de cáncer de mama agresivas y siguió su aparición y los patrones de crecimiento.

El equipo de investigadores también encontró que las células con supresión HMGA1 crecen muy lentamente y no pueden migrar o invadir nuevos territorios como sus primos con expresión HMGA1.