La medida fue aprobada por 330 votos a favor y 59 en contra. Se prevé que el Senado otorgue el visto bueno definitivo posiblemente el sábado, lo que permitiría al presidente de EEUU, George W. Bush, firmar la ley.

Los críticos rechazaron el proyecto calificándolo como un error histórico que mina los esfuerzos de Washington para frenar la expansión de las armas nucleares.

Pero la Administración Bush y sus aliados insisten en que el comercio nuclear civil para aumentar la generación de electricidad en India fortalecerá los lazos con una creciente potencia del sur de Asia y generará miles de millones de dólares en comercio para las compañías estadounidenses.

El acuerdo revierte 30 años de política norteamericana, que hasta julio de 2005 se oponía a la cooperación nuclear con India porque el país desarrollaba armas nucleares contraviniendo los estándares internacionales y nunca firmó el Tratado de No Proliferación Nuclear.

Una campaña de presión multimillonaria llevada a cabo por India y la Cámara de Comercio de EEUU tuvo éxito en su mayor parte para evitar que el Congreso añadiera requisito de no proliferación que Nueva Delhi encontraba demasiado estrictos o injustos.

Pero los patrocinadores de la ley dijeron que la normativa - un compromiso entre las versiones de la Cámara de Representantes y el Senado - incluye algunas restricciones.

En primer lugar, asegura que si India prueba otro dispositivo nuclear como hizo en 1998, Bush 'debe poner fin a todas las exportaciones y reexportaciones de materiales nucleares de origen estadounidense', a India, escribieron en el texto.

Antes de que el acuerdo entre en vigor tiene que superar una serie de trámites: la aprobación en segunda lectura del Congreso, y el respaldo del Organismo Internacional de la Energía Atómica y del Grupo de Proveedores Nucleares, compuesto por 45 países.

/Por Carol Giacomo/