Cien prostitutas y proxenetas desfilaron públicamente en China. (China Daily / Reuters)
Cien prostitutas y proxenetas desfilaron públicamente en China. (China Daily / Reuters) China Daily / Reuters

El "desfile público" de cien prostitutas, proxenetas y clientes organizado por la Policía de la ciudad de Shenzhen (sur) para dar ejemplo a los ciudadanos ha puesto de nuevo en entredicho los métodos policiales en China.

Según publica hoy la prensa local, el suceso ocurrió la semana pasada, cuando la Policía de la localidad, en la provincia sureña de Cantón, arrestó en una redada a un centenar de prostitutas, proxenetas y clientes, y decidió "exponerlos" al público.

Hasta los ojos

Tras vestirlos con brillantes camisetas amarillas y mascarillas que les cubrían los rostros hasta los ojos, los arrestados fueron obligados a desfilar por las calles de la ciudad en un espectáculo que atrajo a un millar de ciudadanos, algunos de los cuales estallaron en aplausos según el diario China Daily.

 

Los vistieron con camisetas amarillas y mascarillas que les cubrían los rostros
La Policía dio además los nombres, edades y lugares de origen de los detenidos.

 

El Gobierno municipal ha declinado por el momento dar una respuesta, dice el rotativo, que publica fotografías del polémico espectáculo, en el que mucho de los detenidos tratan de taparse los ojos.

Medida ilegal

Entre tanto, la Policía alegó que "sólo el Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular (ANP, legislativo) tiene derecho a responder en lo que respecta a las cláusulas legales", después de que varios abogados manifestaran que la iniciativa fue ilegal.

Entre ellos, Yao Jianguo, quien envió una petición a la ANP en la que advierte de que la medida es ilegal y subraya que afectará negativamente la reputación del Gobierno chino ante la comunidad internacional.

Según explicó, los sospechosos de cometer cualquier delito sólo pueden ser castigados tras ser declarados culpables.

Manera de aleccionar

Las protestas se han extendido también a algunos ciudadanos, quienes consideran que la dignidad de los detenidos debería ser respetada y que la Policía debería encontrar otras medidas para acabar con la prostitución, que es ilegal en China.

 

Algunos consideran que la medida es acertada como modo de aleccionar
Otros, sin embargo, consideraron la medida acertada y apuntaron que es la única manera de aleccionar a prostitutas y proxenetas.

 

No es la primera vez que la Policía china recurre a este tipo de medidas ejemplarizantes y recientemente otra ciudad del sur de China, afectada por un incremento de los delitos, expuso públicamente a varios presuntos delincuentes arrestados tras una campaña contra el crimen.