Casa Tarradellas se ha comprometido ante Autocontrol de la Publicidad a retirar su anuncio en el que se ve a una abuela preparando una pizza casera a su nieto, tras una reclamación presentada por la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) al considerar que vulneraba el Código PAOS, de aplicación a los anuncios de alimentos para menores o en los que aparecen menores.

La Asociación, según explica en un comunicado, consideraba que este anuncio contravenía la Regla 23 del Código PAOS, según la cual, "como regla general, los mensajes publicitarios de alimentos o bebidas no deberán promover o presentar hábitos de alimentación o estilos de vida poco saludables tales como comer o beber de forma inmoderada, excesiva o compulsiva".

Asimismo, la regla continúa apuntando que "la publicidad de estos productos dirigida a niños no deberá mostrar el alimento o bebida promocionado en cantidades excesivas o desproporcionadas. Asimismo, cuando la publicidad presente el alimento o bebida promocionado en el contexto de una comida, deberá mostrarse acompañado de una variedad razonable de alimentos con el fin de que el mensaje publicitario fomente su consumo como parte de una dieta variada y equilibrada".

AUC, además de otras asociaciones de consumidores, también denunció a Burger King por su publicidad de hamburguesas XXL y Doble Whopper.

No obstante, en ese caso, al tratarse de campañas no dirigidas a menores, la Asociación presentó denuncia ante la Agencia Española de Seguridad Alimentaria por incumplimiento del acuerdo firmado por la Asociación de Restauración Moderna en el marco de la Estrategia NAOS, según el cual las empresas firmantes (Burger King entre ellas) se comprometen a no incentivar el consumo de raciones o porciones individuales gigantes.