AMP-. El cuerpo del menor desaparecido en el Guadiana en Badajoz estaba "retenido con elementos de construcción"

El cuerpo sin vida del menor desaparecido en la tarde del pasado miércoles en el río Guadiana en Badajoz, en la zona conocida como el azud de la Pesquera, se encontraba "atrapado" a unos 3,8 metros de profundidad y "retenido con elementos de construcción" a unos 50 o 60 metros del lugar en el que se "hundió", según ha confirmado el jefe accidental de los Bomberos de Badajoz, Juan Carlos de Lima.
Chico desaparecido azud Guadiana
Chico desaparecido azud Guadiana
EUROPA PRESS

El cuerpo sin vida del menor desaparecido en la tarde del pasado miércoles en el río Guadiana en Badajoz, en la zona conocida como el azud de la Pesquera, se encontraba "atrapado" a unos 3,8 metros de profundidad y "retenido con elementos de construcción" a unos 50 o 60 metros del lugar en el que se "hundió", según ha confirmado el jefe accidental de los Bomberos de Badajoz, Juan Carlos de Lima.

En declaraciones a los medios en el lugar de los hechos después de que el cuerpo de este joven de 17 años de edad haya aparecido en el Guadiana, De Lima ha explicado que ha sido localizado mediante el "trabajo manual de rescate con el sistema tradicional", mediante unos ganchos que permiten identificar si se "toca" algún material como madera, que es "dura", o un cuerpo, que es "blando".

"Cuando toca el cuerpo ya se ha tirado un bombero hacia los tres metros de profundidad, lo ha recogido y lo ha subido a la barca", donde ha permanecido a la espera del forense y de que la autoridad judicial autorizase el levantamiento del cuerpo, ha incidido.

También ha aseverado que ha sido "localizado" por los bomberos, pero que en el equipo operativo han participado tanto Policía Nacional y Local, como Cruz Roja, Protección Civil o la Guardia Civil y que gracias a este último cuerpo "se ha permitido reducir la zona de búsqueda".

"El objetivo era rescatar el cuerpo para entregárselo a la familia a la mayor brevedad posible", ha remarcado, a la vez que ha puntualizado que cada vez se estaba "centrando más" la búsqueda en la zona en la que se le vio con vida por última vez en la tarde del pasado miércoles cuando desapareció aunque "no descartando también la zona más alejada".

Formas de retención

En su intervención, el jefe accidental de los bomberos pacenses ha apuntado que los "ahogados tienen dos formas de retención", que estén "atrapados literalmente, en cuyo caso no van a salir mientras estén con ese elemento que lo contiene" aunque "nunca pasa más allá de 100 metros"; o cuando "quedan retenidos pero puntualmente porque tengan ropa, porque tengan una parte de su cuerpo, donde quedan enganchados".

Así, ha reconocido que dada su "experiencia" y "conocimientos" se trataba del primer caso según se detectó el primer día, cuando se comprobaron las presiones del río y que el agua en su parte inferior era "tranquila" pero en la superficie tenía "mucha velocidad", por lo que "el cuerpo no podía estar muy lejos".

ANTECEDENTES

Juan Carlos de Lima ha recordado que el pasado miércoles los bomberos recibieron una llamada sobre las 18,00 horas de unos pescadores "que habían visto cómo un chico se ahogaba en el azud de la Pesquera", ante lo cual se activaron los recursos y se desplazaron los bomberos a la zona generando el puesto de mando, en el que también se han integrado Policía Nacional y Local, Guardia Civil, Protección Civil y Cruz Roja, aportando esta última tiendas, barcas y personal.

Ha agregado que la primera de las opciones era "intentar buscar" el "cuerpo" alrededor de la isla y dentro de la isleta situada junto al azud, y que al día siguiente la Guardia Civil focalizó la búsqueda en la zona más tranquila del azud y, posteriormente, aguas más abajo llegando hasta el azud de la Granadilla.

En la mañana de este viernes, ha agregado, se ha "acotado" la zona en la que finalmente ha sido encontrado el cuerpo en torno a las 12,30 horas y a unos 50-60 metros de donde se "hundió".

En relación a las circunstancias en las que ha desaparecido este joven, ha lamentado que "no" se sabe y que "eso ya es una decisión que la conoce él solo", a la vez que ha explicado que, antes de ser visto por última vez, recorrió unos cinco metros de la parte superior del azud y "se tiró, subió, bajó, subió, bajó, se fue desplazando" hasta que se cayó al agua, cuando "le tiraron una cuerda y ya no tuvo fuerza de cogerla y ya se hundió".

Acerca del estado del Guadiana, De Lima también ha precisado que el delegado del Gobierno "ya es consciente" de que el azud "es un elemento carente de seguridad" y que le "consta" que se "van a tomar decisiones" y que "habrá una reunión conjunta para determinar medidas preventivas y evitar que estos hechos vuelvan a suceder", ante lo cual ha recalcado que, después de la "gran venida" del río Guadiana, en un periodo de entre dos y tres meses "siempre es muy peligroso".

Pésame a la familia

Al lugar de los hechos también se ha desplazado el delegado del Gobierno en Extremadura, Germán López Iglesias, quien ha lamentado en declaraciones a la prensa que "no por esperado no deja de ser una inmensa tragedia" al haber aparecido el "cadáver" de este chaval de entre 16 y 17 años y ha agregado que se sabía que "era dificilísimo, de todas maneras, encontrarlo en otra situación".

A este respecto ha dado el pésame a la familia, a quienes ha pedido, preguntado por las críticas de la misma respecto a los efectivos empleados en la búsqueda del menor, que se "pongan en el caso de las personas que están buscando" dado que "no se trata muchas veces de poner mucho personal, se trata de saber buscar" y que "más de lo que se ha hecho es imposible".

También ha dado las gracias a las personas que han colaborado en "esta tragedia de buscar al chaval" durante dos días en horario de mañana, tarde y "lo que se ha podido por la noche".

La familia pedía más efectivos

Cabe destacar que media hora antes de que el cuerpo sin vida de este joven haya sido localizado en el Guadiana, varias decenas de familiares, conocidos y amigos del mismo se han concentrado frente al Ayuntamiento de Badajoz para reclamar más efectivos, más medios y una búsqueda "más contundente" para encontrar el joven.

La tía del menor, Sonia Santiesteban, ha lamentado a los periodistas que "es una vergüenza" lo que "estaban haciendo" para intentar localizar a este joven de 17 años y ha criticado que en la pasada noche "no había nadie" en la zona en la que desapareció el pasado miércoles salvo la familia, tres bomberos y personal de la Cruz Roja, y que este viernes la búsqueda ha comenzado a las 10,00 horas en lugar de las 8,00 horas como les habían trasladaron.

"Están esperando a dejar pasar el tiempo para que mi niño salga a flote y poder encontrarlo pero nosotros no podemos más" y "esto no hay quien lo aguante", ha concluido Santiesteban.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento