El Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, ha visitado este jueves para trasladarles su apoyo a Miguel Ángel Guerrero y José Veja, los dos exescoltas que mantienen en Algeciras (Cádiz) una huelga de hambre desde hace 32 y 29 días para reivindicar un empleo en la vigilancia del perímetro de la prisión de Botafuegos, tal y como se comprometió el Gobierno con quienes trabajaron protegiendo a personas amenazadas por ETA en el País Vasco cuando se produjo el cese de la violencia por parte de la banda.

En declaraciones a los periodistas, Chamizo ha pedido a los antiguos escoltas que no extremen su protesta, puesto que han anunciado que a partir del próximo día 2 únicamente ingerirán agua. El Defensor del Pueblo Andaluz se ha comprometido a "insistir" y seguir "luchando" para que tengan "una respuesta definitiva" las reivindicaciones que plantean, que entiende que "son justas".

También ha estado presente el alcalde de Algeciras y diputado nacional del PP, José Ignacio Landaluce, quien ha expresado "gran preocupación" por la situación de salud que presentan Guerrero y Vega, a los que "entendemos moralmente". Considera que tienen un problema con el que la sociedad debería tener "especial sensibilidad", puesto que han protegido a personas "en unas condiciones muy difíciles y duras".

El alcalde se ha sumado a la petición de que no extremen la huelga de hambre, ya que su salud está resentida debido a la falta de alimentos y a que han aguantado "mucho frío, mucha lluvia y una situación extremadamente dura" en el mes que llevan acampados en la rotonda situada frente a la prisión de Botafuegos.

Landaluce ha anunciado que el subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de Torre, que "también es sensible con su problema", se reunirá el lunes próximo con los dos antiguos escoltas y ha concluido apelando a que haya "una respuesta importante por parte de todos los que puedan hacer algo en la solución" de este problema.

Por su parte, Miguel Ángel Guerrero ha explicado a Europa Press que su intención inicial este jueves era anunciar el fin de su huelga de hambre, puesto que les han informado de que las empresas de seguridad que han resultado adjudicatarias de las labores de vigilancia del perímetro de los centros penitenciarios "en otros lugares de España" están "cumpliendo el requisito de contratar a los antiguos escoltas", como planteaba el Ministerio del Interior para dar una respuesta al colectivo tras el cese de la actividad de ETA.

Sin embargo, sus intenciones se han transformado al conocer que "la empresa Sabico —adjudicataria en el perímetro de Botafuegos— está formalizando los contratos con personas que no cumplen ese perfil", contando, en su lugar, con "vigilantes y personas sin experiencia".

Entienden que Sabico ha interpretado erróneamente su huelga de hambre como un ataque contra la empresa y, en consecuencia, ha decidido "dejarles en la cuneta" a diferencia de lo que están haciendo el resto de adjudicatarias. En este sentido, y tras incidir en que el 2 de mayo van a "radicalizar" su huelga de hambre si no hay soluciones, se ha preguntado "si tan difícil es para una Administración dar un tirón de orejas a una empresa a la que adjudica un servicio".

Consulta aquí más noticias de Cádiz.