El gerente y vocal de la sociedad municipal Tributos 2.000, perteneciente al Ayuntamiento de Marbella (Málaga), Francisco José Alarcón ha asegurado este miércoles que "todos los años se han auditado las cuentas" de la empresa y que ha tenido "sus libros y sus cosas perfectísimamente".

Así lo ha manifestado en la quinta jornada del juicio por el denominado caso 'Saqueo II', derivado del informe del Tribunal de Cuentas sobre la gestión municipal del Grupo Independiente Liberal(GIL) entre los años 1991 y 1999.

Ante la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, ha sostenido que conocía al ex primer edil de Marbella Jesús Gil y Gil desde 1978, quien le nombra gerente de Tributos 2.000 en marzo de 1992. Antes había trabajado en un despacho de abogados tratando temas "económicos" y llevando "cosas" de Jesús Gil. "Jesús Gil lo controlaba todo. Te preguntaba por los pasillos y tenías que contestarle a todo. De haber tenido una bola de cristal...", ha declarado.

Alarcón ha afirmado que "nunca" desarrolló ninguna labor en el Consistorio, y que en Tributos 2.000 se dedicó a la recaudación municipal, porque se "prescinde" del recaudador municipal. A partir de 1999, se convirtió en vocal de la sociedad, tras la marcha de Antonio Abril, abogado del Ayuntamiento y administrador también en Tributos 2.000. Además, ha señalado que se "pagó" las cuotas de la Seguridad Social "siempre" que el ocupó un cargo de responsabilidad en la sociedad.

Sobre las transferencias realizadas por parte de Tributos 2.000 a "varias sociedades", ha detallado que se autorizó porque se produjeron "embargos" en el Ayuntamiento y "no se podía sacar dinero" municipal. Según el informe del Tribunal de Cuentas, entre 1994 y 1998 se transfirieron cerca de 333 millones de pesetas a otras sociedades. La Fiscalía pide para él una pena de seis años de cárcel por un delito continuado de malversación de caudales públicos.

"no había trabajado nunca" antes

Por su parte, el edil del Ayuntamiento de Marbella entre 1995 y 1999 Mario Jiménez Notario ha declarado ante las preguntas del fiscal José Grinda que "no había trabajado nunca" antes de ser nombrado concejal. Jiménez Notario ha detallado que su labor consistía en ocuparse del mantenimiento de la ciudad en relación con el agua, la electricidad y las obras menores. Así, ha puntualizado que no discutía la partida presupuestaria destinada a su Concejalía y que "nunca" gestionó las "cuentas".

Jiménez Notario ha aseverado que mantenía una "estricta relación" con la sociedad municipal Jardines 2.000 que consistía en que un "funcionario" de dicha empresa le "llamaba" para ir a recoger su "sueldo". "Me preparaban un recibí y yo lo firmaba", ha puntualizado, para agregar que "unas veces" el pago se efectuaba en "metálico" y otras a través de un "cheque".

Sin embargo, el fiscal le ha exhibido tres facturas firmadas por él, en las que recibe un pago de 351.305 pesetas en concepto de asistencia y asesoramiento a la comisión gestora. "Se parece, pero no puedo afirmar que sea mi firma al ser una fotocopia", ha indicado, al tiempo que ha dicho no recordar haber asistido.

Hijo del fallecido gerente de Jardines 2.000 José Luis Jiménez, ha asegurado que no habló con su progenitor sobre el por qué de realizar los cobros a través de dicha sociedad y no del Ayuntamiento. El Ministerio Fiscal solicita una pena de cárcel de siete años por malversación de caudales públicos y falsedad en documento mercantil.

Labor "puramente técnica"

El concejal en el Ayuntamiento de Marbella entre 1991 y 1999 Juan Antonio Yagüe ha detallado ante la fiscal Belén Suárez que su babor en la sociedad municipal Jardines 2.000 era "puramente técnica" y ha añadido que no podría hacer una "valoración" del presupuesto de la empresa, que se aprobaba, según ha indicado, en el Ayuntamiento.

Yagüe ha dicho que Jardines 2.000 pudo tener cerca de 200 empleados tanto del Ayuntamiento como de la propia sociedad, y que en su trabajo diario trataba con los "técnicos", dos ingenieros agrícolas. "Todos éramos libres de opinar. No había distinción en el trabajo", ha aseverado, para después insistir en que "nunca" ha elaborado un presupuesto.

Sin embargo, sí ha reconocido haber asistido a las reuniones semanales de la comisión gestora "para tratar cuestiones del día a día". Yagüe ha afirmado que las "decisiones" sobre las obras a acometer en los parques y jardines de la ciudad eran de Jesús Gil y suyas las "cuestiones técnicas". Según ha indicado, Jesús Gil "aconsejaba" y "daba el visto bueno" a los proyectos.

En esta línea, también ha confirmado que asistía a las reuniones que se celebraban en el Club Financiero "una vez a la semana" y que presidía el alcalde Jesús Gil y Gil, para "informar" y tomar "decisiones" sobre asuntos relacionados con las distintas delegaciones y concejalías.

Al ser preguntado sobre su presencia en la reunión del 27 de mayo de 1991, al día siguiente de la victoria electoral del GIL, ha contestado: "Dudo mucho que al día siguiente nos estuviésemos reuniendo" porque se acostaron "tardísimo" celebrando el triunfo en las elecciones.

Asimismo, ha asegurado que la primera noticia que tuvo sobre la existencia de las sociedades municipales fue "al mes y medio o dos meses" de entrar a formar parte del Ayuntamiento, por lo que ha negado haber estado en ninguna reunión en la que se tratase la constitución de las empresas municipales. Por último, el fiscal pide para Juan Antonio Yagüe siete años de cárcel por malversación de caudales públicos y falsedad en documento mercantil.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.