Último parte médico
El doctor Juan Vergara atiende los medios para ofrecer detalles del estado de salud de Pinochet. Claudio Reyes / EFE

La Quinta Sala de la Corte de Apelaciones decidió el lunes, en un fallo unánime, conceder la libertad bajo fianza al ex dictador Augusto Pinochet en el caso de dos ejecuciones de la 'Caravana de la Muerte', por las cuales permanecía con arresto domiciliario en su residencia privada.

Pinochet deberá pagar una fianza de 1.429 euros, un millón de pesos chilenos, para acceder al beneficio, monto que la corte se negó a rebajar, como había pedido la defensa.

La acusación asegura que la familia de Pinochet utiliza la crisis de salud para impedir la acción de la justicia

Los juristas tampoco accedieron a la petición de los abogados de la acusación, Hiram Villagra y Boris Paredes, quienes pidieron que Pinochet siguiera bajo arresto, debido a la gravedad de los delitos por los cuales está siendo procesado.

Asimismo, en su alegato, los abogados que representan a las familias de las víctimas aseguraron que la familia de Pinochet ha utilizado el tema de la crisis de salud para impedir la acción de la justicia.

Expresaron también su extrañeza por el hecho de que el ex dictador se haya recuperado con tanta rapidez de algo tan grave como un infarto de miocardio.

Pinochet está encausado como autor de los delitos de secuestro calificado y homicidio calificado de dos ex guardaespaldas del depuesto presidente Salvador Allende, Wagner Salinas y Francisco Lara.

Ambos fueron asesinados por la 'Caravana de la Muerte', una comitiva militar que recorrió el país ejecutando opositores tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 y que operó bajo directas órdenes de Pinochet.

"Sin duda que es una situación preocupante que Pinochet llegue a morir sin ninguna condena en los procesos por violaciones a los derechos humanos", dijo Lorena Pizarro, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD).

Sigue estable

El último comunicado sobre el estado del ex dictador chileno Augusto Pinochet no disipa las dudas sobre su probable mejoría.

Según los médicos, Pinochet sigue grave y con riesgo vital, pero en condición estable, y podría continuar hospitalizado entre siete y diez días más, informaron hoy los médicos que lo atienden del infarto que sufrió el domingo.

Pinochet podría estar entre siete y diez días más en el hospital

El enfermo "sigue con riesgo vital, pero estable, y afortunadamente no se ha agravado más", dijo a los periodistas el doctor Juan Ignacio Vergara, jefe del equipo médico que atiende a Pinochet en el Hospital Militar de Santiago.

El facultativo puntualizó que Pinochet "sigue crítico. No podemos cambiar esa situación antes de que se cumplan 48 horas después del infarto, que son claves".

Primeras reacciones y visitas

El Gobierno analizó "brevemente" la situación de Pinochet en una reunión del comité político de ministros que la presidenta Michelle Bachelet celebra habitualmente en su casa los domingos por la noche.

A la salida de la reunión, pasada la medianoche del lunes, el ministro Portavoz, Ricardo Lagos Weber afirmó que las autoridades están más preocupadas de la agenda de la semana, por lo que en el comité político no se abordó en extenso el estado de salud de Pinochet.

Posteriormente, la presidenta se reunió ayer lunes, de manera extraordinaria, con el comandante en jefe del Ejército, general Oscar Izurieta, para analizar la salud del general Pinochet, aunque no se entregó una versión oficial del encuentro.

Por su parte, el ministro del Interior chileno, Belisario Velasco, dijo hoy que el Ejecutivo entiende "que, dentro de la gravedad en que se encuentra el general Pinochet, ha presentado una leve mejoría, y esperamos que siga en esa forma".

Entre las personalidades que visitaron ayer a Pinochet estuvo el ex jefe del Ejército hasta 2004, Juan Emilio Cheyre, que fue recibido con insultos y calificativos como "hipócrita" y "sinvergüenza" por parte de los pinochetistas apostados en las afueras del recinto hospitalario.

Cuando Cheyre abandonaba el hospital, unos 20 minutos después, los manifestantes volvieron a la carga, esta vez con gritos de "traidor" y "gallina", además de lanzarle botellas de agua y patear su automóvil.

Por su parte, el ex ministro de Justicia y ex canciller Jaime del Valle negó que la derecha haya abandonado a Pinochet, especialmente la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente (UDI).

"Creo que han mantenido un silencio respetuoso, porque no es el momento tampoco de venir a hacer declaraciones, o de tratar de visitarlo, ya que es imposible de verlo a él, personalmente", subrayó Del Valle.

Enfrentamientos

Por otra parte, graves incidentes se produjeron en la mañana de este lunes, cuando grupos de partidarios y detractores de Pinochet se enfrentaron a golpes frente a la Catedral Castrense, donde los seguidores del ex gobernante de facto asistieron a una misa para orar por su salud.

Un pequeño grupo de seguidores de Augusto Pinochet habían pasado la noche del domingo frente al hospital militar de Santiago, donde el ex dictador chileno se hallaba ingresado a causa de un infarto de miocardio y un edema cerebral.

Los seguidores de Pinochet, que no superaban la decena, improvisaron un altar en la vereda y rezaron el rosario para pedir por la salud del hombre al que consideran un salvador de la patria.

Los médicos descartaron el domingo una operación de "by pass" coronario
Los médicos descartaron el domingo una operación de "by pass" coronario, considerada de alto riesgo, por la favorable reacción de Pinochet a una intervención laparoscópica para remover unos coágulos que le dificultaban la circulación.

El doctor Juan Ignacio Vergara, jefe del equipo médico que atiende a Pinochet, señaló además que el edema pulmonar que afectó al paciente "está resuelto" y aseguró que el ex dictador ha estado consciente y se comunica con sus familiares y médicos.