Atorrasagasti
Fotografía del presunto etarra Beñat Atorrasagasti. Policía Nacional

La justicia francesa ha condenado este lunes a tres años de cárcel al etarra Beñat Atorrasagasti, detenido en Edimburgo en julio pasado y entregado a finales de enero a Francia, donde tenía pendiente una pena de cinco años dictada en rebeldía y ahora modificada. El tribunal "ha tenido en cuenta lo antiguo de los hechos" y "la evolución de su situación" para decretar que la condena de cárcel esté, en principio, exenta de cumplimiento.

El Tribunal Correccional de París ha declarado a Atorrasagasti, de 36 años, culpable de pertenencia a una organización terrorista por elementos descubiertos en 2004 en un piso franco de ETA que demostraban su integración en la banda, algo que él había negado en el juicio celebrado el 25 de marzo. El presidente del tribunal, Laurent Raviot, le ha advertido de que en caso de cometer otra infracción en un plazo de cinco años tendrá que cumplir entre rejas los tres años ahora dictados y la nueva pena.

La sentencia es inferior a los cuatro años de cárcel, con 18 meses firmes, que había pedido en el proceso la fiscalía, para quien la culpabilidad del etarra "no planteaba muchas dudas" a la vista de las pruebas y de sus silencios en las preguntas en su comparecencia judicial sobre su implicación en ETA.

Las pruebas eran, esencialmente, cuatro fotos suyas encontradas en un piso franco del aparato de la reserva descubierto en junio de 2004 en Limoges. Esas fotos estaban en un documento atribuido al que fuera jefe militar Garikoitz Aspiazu Rubina, Txeroki, en el que éste pedía a la estructura de falsificación que se pusieran en un pasaporte, un carné de identidad y un carné de conducir, para que "un camarada" los pudiera utilizar.

Las autoridades españolas sospechan que recopiló información para ETAEn otra vivienda ocupada por etarras en el departamento francés de los Altos Pirineos, fronterizo con España, se había encontrado una anotación en la que se decía: "B. Atorrasagasti ha ido a Espeleta".

Las autoridades españolas sospechan que, además de haber formado parte de un comando de mugalaris que ayudaba a pasar la frontera a miembros de la banda o material, realizó trabajos de recopilación de información para ETA sobre miembros del PSOE y sobre agentes de las fuerzas de seguridad.

Atorrasagasti se limitó el pasado 25 de marzo a reconocer que había entregado en 2001 fotografías suyas a un etarra, al que no identificó, tras haber pasado a la clandestinidad en Francia después de que en marzo de ese año la Guardia Civil desmantelara una estructura de mugalaris de la que se sospechaba formaba parte.

En el juicio había insistido en que "poco después" de cruzar a Francia decidió irse a Escocia "a rehacer (su) vida". Allí estuvo desde 2001 y trabajó de repartidor de vinos. En Edimburgo tuvo dos hijos y fue capturado y entregado a Francia en virtud de la euroorden que pesaba contra él.