Guillermo Toledo, Alassane Diakite y Miguel Alcantud, director de 'Diamantes de sangre'.
Guillermo Toledo, Alassane Diakite y Miguel Alcantud, director de 'Diamantes de sangre'. EFE

El sueño de convertirse en estrellas de fútbol europeo truncada por la promesa de un falso ojeador es el argumento con el que la película Diamantes negros, del director Miguel Alcantud, que se ha presentado este lunes en el Festival de Málaga. Cine español, denuncia el tráfico humano y el "mercadeo" que hay dentro del deporte rey.

Dos adolescentes africanos son llevados a Europa: les prometen ser estrellas de fútbol, pero la realidad es otraAlcantud narra el tráfico de niños con la historia de Amadou y Moussa, que serán captados en Mali por con ojeador y llegarán desde Africa con 15 años y la promesa de ser estrellas de fútbol. Separados de sus familias y traídos a Madrid para triunfar comenzarán un periplo por España, Portugal y el norte de Europa, que les enseña de primera mano las sombras de este deporte.

El director ha señalado que se trata de una una película "muy documentada" en el que no se ha buscado hacer una crónica periodística". "Hemos intentado entrar desde los sentimientos, familiarizarnos con estos chicos, con lo que les pasa y vivirlo con ellos".

Alcantud ha denunciado que "traen chicos de 15 años de Africa para ser futbolistas, si les sirve valen, porque todo el mundo busca el nuevo Kanouté o Drogba, pero si no los dejan en la calle, tirados y abandonados de cualquier manera. Ni siquiera les dejan volver a Africa por una cuestión cultural y económica", ha señalado.

Guillermo Toledo asegura que "no está mal meterle mano a los equipos de fútbol"El actor Guillermo Toledo ha indicado que cuando le pasaron el guión no conocía el problema y le interesó el proyecto, además de por no tener trabajo, por "lo que cuenta la película: es un privilegio participar aunque sea para hacer dos o tres secuencias cortas". También ha comentado que la película "intenta abrir los ojos a la gente y está dirigida a los aficionados al fútbol, para que sepan cómo funcionan los equipos a los que apoyan y el mercadeo que hay".  

 "No está nada mal meterle mano a los equipos de fútbol", ha afirmado Toledo, al tiempo que ha hecho hincapié en que hay tres instituciones "intocables": "la Iglesia, la Monarquía y la Real Federación Española de Fútbol, que pueden no pagar impuestos y pueden deber millones a las arcas del Estado".