Gripe aviar china
Un empleado de un matadero de pollos trata varios ejemplares en Shangai (China). EFE

Las autoridades chinas han registrado, este lunes, un nuevo fallecimiento por la cepa de gripe aviar H7N9. Con esta, son ya 21 las víctimas mortales en el país, mientras que la cifra de contagiados se sitúa en los 104, después de que hasta las 16.00 horas (08.00 GMT) de este lunes y en las últimas 24, se confirmaran dos nuevos casos en la provincia meridional de Zhejiang.

Se han cerrado varios mercados de aves vivas de corral y se ha prohibido la venta de aves salvajes y el contacto con animales en los zoos Todos los afectados han sido aislados y están siendo tratados en hospitales designados. Así, setenta están siendo atendidos en varios centros de la zona, mientras 13 pacientes ya han sido dados de alta tras superar la enfermedad.

La municipalidad de Shanghái, en el este del país, se ha convertido en la zona donde más casos mortales se han contabilizado, hasta 12. Por su parte, Zhejiang es la zona donde más contagios se han registrado: 40, cinco de ellos mortales.

Un equipo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) comenzó este fin de semana a investigar el origen y las características de esta nueva cepa, que no se había detectado en humanos hasta el pasado mes de marzo. Por su parte, las autoridades insisten en que, por ahora, no han aparecido indicios de contagio entre personas, solo de aves a humanos.

Para tratar de frenar la expansión de la enfermedad, el Gobierno de China ha decidido cerrar varios mercados de aves vivas de corral en las principales ciudades del país y, la semana pasada, ordenó suspender la venta de aves salvajes y prohibió el contacto entre humanos y animales en los zoológicos.