TEA organiza un recorrido guiado por la exposición 'Horizontes sin fronteras', de Arnulf Rainer (Baden, Austria, 1929). La visita será este sábado, a partir de las 18.00 horas, y las explicaciones correrán a cargo del director del Centro de Fotografía Isla de Tenerife, Antonio Vela.

Esta muestra descubre un total de 135 obras (fotografía-técnica mixta) que se exhiben al público por primera vez y a través de las cuales ofrece su visión de la isla, donde desde 1997 habita durante seis meses al año.

Esta muestra, la primera que se realiza en Tenerife sobre Arnulf Rainer y que se completa con tres vídeos documentales sobre el autor, puede visitarse en este centro de arte del Cabildo de Tenerife hasta el 30 de junio de martes a domingo de 10.00 a 20.00 horas.

Merecedor del Gran Premio Nacional de Austria gracias a sus logros en el campo de las Bellas Artes, Arnulf Rainer descubre ahora en TEA una serie inédita de trabajos inspirados y realizados en esta Isla entre el año 2000 y 2009.

El artista ha retratado el paisaje de Tenerife alejándose de los tópicos y de las escenas idílicas para mostrarlo bajo su particular mirada, una visión que huye de convencionalismos y perfeccionamientos técnicos.

No obstante, él mismo reconoce que no le interesa una fotografía normal y técnicamente perfecta pues busca una imagen subjetiva, que se diferencie de las demás.

De ahí que sus fotografías, envueltas en un cierto halo de misterio, son el resultado de la experimentación. A la hora de tomar sus instantáneas, Rainer coloca en ocasiones algún material que marque la diferencia entre lo visto y lo captado, como telas de seda, plásticos de colores o papeles.

Un toque mágico

La toma está distorsionada y la imagen capturada no es nítida, ya que a él no le interesa la fotografía como documento. La fotografía es para Arnulf Rainer el punto de partida para la creación de algo adicional.

Además de ello, una vez ya tiene la fotografía impresa realiza intervenciones sobre la misma bien pintándola o rayándola para otorgarle un toque mágico. A través del empleo de estos grafismos Arnulf Rainer acentúa y redinamiza el momento congelado.

Tonos ocres, verdes, naranjas, tierra o azules se entrelazan en estas piezas de mediano formato, y se encuentran bien sobre la propia fotografía o en sus marcos. Sin embargo, Rainer afirma que lo que hace no son retoques sino una acentuación y una dinamización del momento congelado.