Libreria
Imagen del interior de una librería. ARCHIVO

Los libreros se enfrentan a una situación "dramática" con unos descensos de facturación del 25% en el primer trimestre de 2013 respecto al mismo período del año anterior, lo que agravará los datos de pérdida de empleo en el sector, más de un 30% en los últimos cuatro años.

Juan Manuel Cruz, nuevo presidente de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL), y Juan Manuel Salvador, miembro de la directiva de esta asociación que agrupa a 1.600 librerías en España, han presentado este lunes un barómetro que recoge las principales estadísticas de las librerías en España, que facturaron el pasado año alrededor de 500 millones de euros.

Las librerías emplean a 9.000 personas del total de 13.000 del sector del libro El sector, que quiere agruparse en una asociación denominada 'Cámaras del Libro', ha apostado por un plan estratégico que defienda "las normas de juego" de protección de los derechos de propiedad intelectual que haga posible la existencia de una industria cultural.

Estos datos económicos se refieren a las librerías independientes que tienen una facturación anual superior a los 150.000 euros, que suponen el mayor canal de venta de libros en España (más del 50%) y que emplea a unas 9.000 personas del total de 13.000 del sector.

Durante el último cuatrimestre de 2012, se vendieron un total de 12,4 millones de libros, con una facturación de 196,6 millones de euros.

La librería modelo: generalista y con un buen fondo

El estudio presentado este lunes define un modelo de librería generalista (no especializada), con unos fondos bibliográficos elevados. No obstante, las pérdidas de los últimos años han afectado a todo tipo de ellas.

Así, ha explicado Cruz, a pesar de que las librerías desarrollan una gestión cada vez más informatizada, utilizan las herramientas tecnológicas del sector y han experimentado un aumento de la afiliación gremial, las ventas no se recuperan y muchas de ellas se encuentran abocadas al cierre.

El sector se enfrenta a importantes problemas como son la falta de financiación y los "ataques" de los grandes operadores que venden libros pero no tributan en España.

Los grandes operadores venden libros pero no tributan en España y son opacos en su facturación Todo ello unido a la "opinión extendida" de que la cultura debe ser gratis en internet y la impresión que existe respecto a que "robar en libros es lícito e incluso aplaudido", ha indicado el presidente de CEGAL, que ha explicado que los grandes operadores, además de no tributar, son opacos en cuanto a sus cifras de facturación.

El presidente de CEGAL ha destacado la necesidad de que los Gobiernos se tomen "en serio" las librerías y ha señalado la dificultad de financiación que tienen y ha resaltado que debe ponerse en marcha un plan de actuación en este sentido.

La dificultad radica en que el 70% de los libros que tienen las librerías están comprados y pagados por el librero mientras que en otros países se encuentran en depósito y son pagados a las editoriales cuando los adquiere el público.

Cruz ha destacado que si las librerías se limitan a adquirir los ejemplares que tienen una gran tirada o los que son best seller, habrá un empobrecimiento cultural aunque ha reconocido que las editoriales tampoco pueden aguantar la actual "asfixia financiera".

Aunque ha reconocido que "la salvación de todos es imposible" por la crisis económica, el presidente de CEGAL ha recordado que se trata de un sector estratégico para la cultura y para la sociedad.

Por ello, trabajan en la elaboración de documentos para pedir ayuda tanto a la Federación de Gremios de Editores de España, como al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y a la Unión Europea. También han alertado de que, junto a la caída de ventas, hay una ausencia casi absoluta de dotaciones para las bibliotecas, que verán como sus fondos no se renuevan.