Unión, Progreso y Democracia teme que el decreto de tratamiento integrado de lenguas (TIL), que promueve el Govern balear, desemboque en una pseudoinmersión, ya que "espíritu original del decreto queda desvirtuado por la introducción de una vía de escape que relegaría al castellano a las materias optativas.

'Decreto esquizofrénico', es el término empleado por esta formación para calificar el nuevo proyecto de TIL, más conocido como decreto del trilingüísmo, según ha señalado en un comunicado.

El responsable del grupo de educación de UPyD Baleares, Julián Ruiz-Bravo, ha manifestado que dicho decreto "por una parte apuesta por la presencia de tres lenguas como vehiculares en la enseñanza, en condiciones de igualdad, pero por otra parte abre conscientemente una vía que permitirá a los consejos escolares escamotear el espíritu del decreto y volver a caer en una cuasi inmersión lingüística".

Aunque UPyD defiende la libertad de elección de lengua, ha reconocido que el espíritu del proyecto de decreto TIL es loable, "al consagrar al castellano y al inglés también como lenguas vehiculares y al perseguir un equilibrio en su presencia en las aulas".

"Este espíritu está perfectamente recogido en la vía de aplicación ordinaria de dicho decreto, ya que determina que además de las materias lingüísticas, se impartirán en cada uno de los tres idiomas vehiculares al menos otras dos materias de entre las troncales", ha precisado al respecto.

El problema de la vía de aplicación alternativa

Sin embargo, UPyD ha alertado de que tan "elevadas intenciones" quedarán "malogradas por la incomprensible introducción de una vía de aplicación alternativa del decreto TIL, una auténtica vía de escape".

Ruíz-Bravo ha explicado que dicha "vía de escape" permitirá a los centros aprobar un proyecto lingüístico distinto, con la única limitación de que en cada uno de los idiomas vehiculares se imparta al menos una materia.

"Como no se especifica que esta otra materia tenga que ser troncal, puede ocurrir que el castellano y el inglés queden reducidas a lenguas vehiculares de cualquiera de las optativas con pocos alumnos", ha dicho.

Ante ello, UPyD teme que esta vía de escape se convertirá en general, ya que para aprobarla bastará con obtener los dos tercios de los miembros del Consejo Escolar del centro.

Con todo, desde esta formación han dicho que "llama la atención que la diferencia más notable entre el borrador inicial y este proyecto de decreto sea precisamente la redacción de la vía alternativa".

Así, mientras en el borrador se exigía, para aprobar esta vía alternativa, el voto afirmativo del 65% de los padres, en el proyecto de decreto ese 65% se traslada al Consejo Escolar, rebajando la votación de padres a un mero papel consultivo. "Desde UPyD creemos que la conselleria ha diseñado conscientemente una vía de escape para su propio decreto", ha apuntado el líder de la formación

Ruiz-Bravo afirma que, "dado que los claustros de profesores están dominados por personas de ideología nacionalista o de izquierda y que los representantes de padres y alumnos suelen ser correas de transmisión de la Coapa, no parece muy difícil conseguir esos dos tercios, relegando al castellano y al inglés a una ornamental presencia en optativas con pocos alumnos".

Por último, UPyD ha señalado que "no duda" de que el STEI y otros sindicatos "pregonarán con la boca grande el rechazo del decreto TIL pero que darán instrucciones con la boca pequeña para acogerse a esta vía alternativa".