Escrache en Madrid
Centenares de personas realizan un escrache ante la sede del PP en Madrid. JORGE PARÍS

La sección española de Amnistía Internacional (AI) ha pedido en un comunicado a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que frene los "ataques" a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y recuerda que las manifestaciones pacíficas ante domicilios privados "están reconocidas por el derecho internacional".

La organización insta asimismo al PP, cuyas declaraciones sobre este tema califica de graves, a que deje de "estigmatizar" a los integrantes y simpatizantes de la plataforma; AI pide al Ejecutivo que no se restrinja el derecho de libertad de expresión y manifestación pacífica.

La organización expresa su preocupación "por el intento de estigmatización de todo un colectivo con acusaciones genéricas de pertenecer a organizaciones filoetarras, utilizar prácticas nazis, o incluso que se pidan medidas contundentes por parte de las fuerzas de seguridad del Estado", con el propósito, según AI, de "deslegitimar unas reivindicaciones que, por descontado, son legítimas".

Amnistía Internacional recuerda que cualquier protesta social, siempre que se lleve a cabo de forma pacífica, "es un derecho inalienable" amparado por la legislación y la jurisprudencia internacional. "Los responsables políticos tienen que aceptar las críticas, aunque sean ingratas, molestas o incómodas", añade la organización de derechos humanos.

AI denuncia que sería "desproporcionado" que el Ministerio del Interior hubiera ordenado prohibir las concentraciones a menos de 300 metros del lugar de residencia de los políticos de manera generalizada. AI también ha pedido a la vicepresidenta del Gobierno que "evite que medidas administrativas o sancionadoras, como la aplicación de multas, no repercuta en el derecho a participar en manifestaciones pacíficas".