El Consejo de Navarra emitió durante el pasado año un total de 49 dictámenes, la mayor parte de los cuales corresponden a proyectos de reglamento de ejecución de leyes o modificación de las mismas, revisión de oficio de actos administrativos y reclamación de indemnizaciones.

Así lo recoge la Cámara de Comptos en su informe de fiscalización sobre el Consejo de Navarra, el órgano consultivo superior de la Comunidad foral. El informe analiza las cuentas de 2012 de la institución y el cumplimiento de la legislación en su actividad económico-financiera.

El Consejo de Navarra, explica Comptos en su informe, está integrado por siete miembros, cinco de ellos nombrados a propuesta del Parlamento y dos por decisión del Gobierno foral.

A diferencia del Consejo del Estado y otros órganos consultivos autonómicos, destaca el órgano fiscalizador, el Consejo de Navarra no contempla la profesionalización de sus miembros, cuyas retribuciones son dietas por asistencia y compensaciones por razón del servicio. La plantilla de la institución está formada por un letrado y una secretaria.

El informe señala que el Consejo de Navarra gastó el año pasado 315.000 euros, de los que 120.000 corresponden a gastos de personal y 190.000 a compra de bienes corrientes y servicios.

La Cámara de Comptos señala que la liquidación presupuestaria "refleja adecuadamente la actividad del ejercicio". El balance de situación y cuenta de resultados también reflejan "correctamente" tanto la situación financiera y patrimonial como el resultado a 31 de diciembre de 2012.

Respecto a la legalidad, según el informe de la Cámara de Comptos, la actividad económico-financiera de la institución se realizó "según la normativa vigente".

Consulta aquí más noticias de Navarra.