El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha criticado este lunes la "intransigencia absoluta" de Bruselas por defender un nivel mínimo de convergencia en las ayudas de la nueva Política Agraria Común (PAC) dentro de cada país, con independencia de la región o sector de cada agricultor, porque considera que este sistema tendría "efectos devastadores" para el campo español.

"No comprendemos cómo se puede defender a raja tabla una convergencia hacia la tasa uniforme por región en un país como España, con una diversidad productiva, en donde va a producir unos efectos devastadores sobre muchos cultivos", ha lamentado Arias Cañete en un debate público con sus socios europeos y el comisario de Agricultura, Dacian Ciolos.

Los ministros de Agricultura de la UE hacen balance este lunes en Luxemburgo de los avances logrados en las negociaciones entre el Consejo, la Eurocámara y la Comisión para cerrar un acuerdo político sobre la reforma de la PAC el próximo junio. También examinarán las medidas transitorias que propone la Comisión para evitar perjuicios a los agricultores por el retraso hasta 2015 en la entrada en vigor de elementos clave de la reforma como el 'pago verde'.

El comisario Ciolos ha dejado claro en el debate que considera esencial que la nueva PAC marque un "nivel mínimo ambicioso" de convergencia interna, también conocida como 'tasa plana' dentro de cada Estado miembro, y ha recalcado que dicho umbral ha de ser "creíble, no cosmético". La posición acordada por los Veintisiete para negociar la reforma suavizaba el objetivo de Bruselas, atendiendo a la flexibilidad que piden países como España.

Arias Cañete ha tomado la palabra en la discusión para advertir de que para España la solución que se dé a este sistema de convergencia "condicionará totalmente" su apoyo o no al acuerdo final.

"Tenemos una preocupación mayor, sobre todo después de haber oído al comisario, que ha puesto sobre la mesa una intransigencia absoluta respecto a la convergencia interna", ha explicado el ministro español a sus socios europeos, para después pedir a Irlanda, país que ejerce la presidencia de turno de la UE y coordina las negociaciones, "energía" para defender las posiciones de los 27.

Arias Cañete ha insistido en "los efectos devastadores" de una 'tasa plana' en el pago de las ayudas directas a los agricultores de un país como España con una importante "diversidad productiva", al tiempo que ha criticado que el comisario cierre la puerta a la flexibilidad por cuestiones que "no se fundamentan en razones agronómicas, ni económicas, ni sociales".

"Es una prioridad absoluta (para España)", ha recalcado Arias Cañete, para pedir que todas las partes hagan un "ejercicio de flexibilidad". España no es el único país en reclamar una convergencia más suave dentro de cada Estado y otros, como Grecia, así lo han expresado en el debate.

"Entiendo que eres firme (en tu posición), pero yo también soy firme", ha replicado Ciolos al ministro español, a quien ha dicho que es necesario que las partes acuerden un umbral "mínimo" de ambición. En este sentido, el comisario ha recordado que Bruselas propuso inicialmente un pago base medio obligatorio para todos los agricultores de la UE y que está dispuesta a aceptar una tasa "mínima" en su lugar.

Junto al asunto de la convergencia interna, los regímenes simplificados de apoyo a los jóvenes agricultores y a los pequeños agricultores es otro de los asuntos más relevantes que aún separan a los gobiernos de la Comisión.

Los 27 son partidarios en su mayoría de que estos planes sean de carácter voluntario, según la posición negociadora pactada, pero el Ejecutivo comunitario mantiene que deben ser programas "a escala europea", es decir, obligatorios en todos los Estados miembros, para evitar desigualdades.

"No se puede ser un simple espectador inflexible en unas negociaciones", ha advertido el comisario a los ministros europeos, a quienes ha emplazado a participar en unas discusiones "constructivas, no restrictivas".

El ministro irlandés y presidente de turno del Consejo, Simon Coveney, ha apuntado en el debate que las negociaciones van a buen ritmo pero que será necesario un nuevo impulso si quieren lograr el objetivo de un acuerdo político en junio. Por ello ha informado a los ministros de que invitará a los responsables negociadores del Parlamento Europeo a la próxima reunión informal de ministros de Agricultura de la UE que tendrá lugar a finales de mayo en Irlanda.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.