Luis de Guindos
El ministro de Economía, Luis de Guindos. EFE

El ministro español de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha elevado la previsión de caída del PIB para 2013 al 1 o 1,5%, frente al 0,5% contemplado hasta ahora, mientras que ha confiado en un "ligero" crecimiento para el año que viene.

A este desfase de previsiones, que supone el doble o el triple de lo que presuponía el Ejecutivo, puede responder las declaraciones realizadas por el mismo De Guindos, en las que avanzó que las próximas previsiones serían más "conservadoras" para generar "confianza".

En una entrevista con el diario The Wall Street Journal, De Guindos ha asegurado que el plan de reformas que presentará este viernes el Ejecutivo pondrá más el acento en el crecimiento económico frente a la mera reducción del déficit. Este lunes mismo, otro compañero de Gobierno, el titular de Hacienda Cristóbal Montoro ha condicionado la recuperación a este paquete de refomas.

De Guindos descarta nuevas medidas "significativas" de austeridadAsí, ha descartado nuevas medidas "significativas" de austeridad, y ha recordado que las políticas para contener el gasto en pensiones y la subida del IVA se sentirán cada vez más en los próximos años, mientras que la vuelta al crecimiento económico ayudará a incrementar la recaudación fiscal.

El Gobierno, ha añadido De Guindos, está negociando con las autoridades de la Unión Europea la relajación de los objetivos de déficit a los que el país se ha comprometido para los próximos años. Eurostat ha publicado este lunes las cifras de déficit, y el de España alcanza el 10,6%, siendo el más alto, por delante de países como Grecia, Irlanda o Portugal.

"Lo que vamos a tener que hacer ahora es lograr un equilibrio entre reducción del déficit y el crecimiento económico", ha asegurado el ministro, para quien el mejor comportamiento de las cuentas públicas ha mejorado la confianza en la sostenibilidad de España.

"El principal temor de los inversores es el crecimiento"

Por ello, a su juicio "el principal temor de los inversores internacionales respecto a España en este momento es el crecimiento económico".

Asimismo ha considerado que una mayor integración del sistema bancario podría ayudar a sacar a la Unión Europea de sus problemas económicos, frente a la actual "fragmentación" de los mercados crediticios.