El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria) aprobará el próximo lunes, en el pleno municipal, una ordenanza para promover el civismo en el municipio, normativa que prohibirá la prostitución, el vandalismo y la mendicidad agresiva en los espacios públicos.

Los actos vandálicos y el ejercicio de la mendicidad molesta o de la prostitución en las calles, plazas, parques, portales, jardines, aparcamientos o cualquier otro espacio público urbano o natural del municipio de San Bartolomé de Tirajana quedará completamente prohibido, pudiendo ser sancionado con multas económicas de entre 120 y 3.000 euros.

Así lo recogerá la nueva ordenanza municipal sobre la promoción de conductas cívicas y de protección de los espacios públicos del municipio, que el gobierno del alcalde, Marco Aurelio Pérez, someterá al pleno del Ayuntamiento este lunes.

De esta forma, se persigue superar los comportamientos "incívicos, insolidarios e irrespetuosos minoritarios" pero que, apuntan, "dañan bienes y espacios patrimoniales" de San Bartolomé de Tirajana y "suponen un ataque" a la convivencia pacífica y tolerante de los ciudadanos, según informó el Ayuntamiento en nota de prensa.

Asimismo, el gobierno municipal justifica esta ordenanza en que las conductas incívicas que "atentan" contra el mobiliario y el patrimonio común "obligan al Ayuntamiento a un gran desembolso" económico de dinero público para labores de limpieza, mantenimiento, reparación y reposición, gastos que podrían dedicarse a otras necesidades "más importantes y racionales".

Por ello, la ordenanza combina los principios de prevención, sanción de las conductas incívicas y la rehabilitación de los infractores. Además, contempla la aplicación de sanciones a las conductas incívicas de los menores de edad, que recaerán en sus padres o tutores como responsables directos y solidarios de las infracciones de los mismos.

Finalmente, puntualizó que la ordenanza se aplicará a todas las personas que se encuentren en el municipio, incluso extranjeros y transeúntes, al considerar que "todos tienen la obligación de utilizar correctamente" los espacios públicos, los servicios, instalaciones y mobiliario urbano del municipio, así como el deber de colaborar con las autoridades municipales y sus agentes para erradicar las conductas que alteren, perturben o lesionen la convivencia vecinal.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.