Un jurado popular tiene previsto juzgar a partir de este lunes a un hombre para el que la Fiscalía de Málaga solicita inicialmente una pena de 14 años de prisión al acusarlo de matar a un vecino, tras una pelea que se inició porque el procesado acusaba a los hijos de la víctima de haberle robado un chándal.

Los hechos sucedieron en octubre de 2011. Según las conclusiones provisionales del ministerio fiscal, a las que ha tenido acceso Europa Press, la discusión entre el acusado y la víctima, de 28 años, tuvo lugar en la puerta del inmueble donde ambos residían, en la barriada malagueña de La Palmilla.

Tras la discusión, relata la acusación pública, el hombre subió a su domicilio y cogió un cuchillo tipo machete con 15 centímetros de hoja y un bastón metálico, tras lo que salió de nuevo a la calle intentando agredir a la víctima "lo que no consiguió al interponerse entre los dos" las mujeres de ambos.

Posteriormente, el acusado, dice la Fiscalía, volvió a abordar al hombre en las escaleras del edificio donde vivían e "intentó clavarle el cuchillo y golpearle con el bastón sin conseguirlo, en un principio", porque el otro consiguió arrebatárselo y golpearle con él "con la sola intención de defenderse".

Aunque la víctima salió huyendo, fue seguida por el procesado, quien "logró darle alcance" e intentó, de nuevo, "asestarle una puñalada que no le alcanzó, tras lo cual logró asestarle una segunda en la cara anterior del hemitórax derecho, afectándole al corazón", lo que le provocó horas después la muerte, señala el fiscal.

El fallecido había ingerido una cantidad "considerable" de alcohol, lo que disminuía su capacidad de reacción, considera la acusación pública, quien apunta que el acusado se personó en la Comisaría cuando ya se había dictado una orden de detención y manifestó que el otro le había causado varias lesiones.

Estos hechos, para el fiscal, son constitutivos de un delito de homicidio, por el que pide que se imponga una pena de 14 años de prisión. Además, como indemnización para la compañera sentimental del fallecido, los tres hijos y la madre de la víctima solicita el pago de una cantidad total de 330.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Málaga.