'Gorrillas' en Valencia
Un hombre da una propina a un gorrilla en el paseo marítimo de Valencia Biel Aliño

Las Policía Local de Valencia lo tiene un poco más complicado para luchar contra los molestos gorrillas, cuya actividad desquicia a los ciudadanos que en muchos ocasiones ven como, además de pagar por aparcar en la zona azul o naranja, tienen que dar algo al aparcacoches de turno por miedo a que les puedan dañar el coche.

Y es que, hasta ahora, la actuación de los agentes consistía en multarles por la ley de seguridad vial, al obstaculizar el tráfico. Además, a la tercera infracción del mismo gorrilla, la Policía levantaba un acta por desobediencia a la autoridad y la remitía a la Fiscalía de Valencia, que en base a ese acta, abría diligencias y presentaba denuncia judicial contra el aparcacoches.

Sin embargo, desde el Sindicato Profesional de Policía Local (Spplb) han denunciado que los agentes han recibido instrucciones para que aborten «este procedimiento», ya que la mayoría de denuncias posteriores contra los gorrillas por pedir dinero en la calle se desestimaban en los juzgados y las pocas que prosperaban y acababan en juicio, terminaban en unas «multas ridículas» que encima no suelen pagar porque «la mayoría son insolventes».

Por este motivo, desde el sindicato han pedido más herramientas legales para poder actuar contra ellos: «Si no tenemos medios para poder actuar, los esfuerzos de los agentes son en vano», han explicado.

Ante esta situación, fuentes municipales han asegurado que los agentes les siguen multando y que si se dan circunstancias como agresiones, daños a un vehículo o amenazas, los agentes actúan en consecuencia levantando la correspondiente denuncia y deteniendo al infractor, si procede. Sin embargo, el cierre de la vía legal de la denuncia por desobediencia que hasta ahora tenía la Policía se ha traducido en un descenso considerable de los casos tramitados por la Fiscalía.

Tanto es así, que en 2010 el ministerio público denunció ante los juzgados a 747 aparcacoches, 48 de ellos por agresión. Un año más tarde, solo pudieron facilitar datos de las diligencias previas abiertas, que rondaron el centenar. Unas diligencias que el año pasado se quedaron 39, según han informado a 20 minutos. Tanto la Fiscalía como el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat (TSJCV) han negado haber dado instrucciones para que la policía deje de mandarles gorrillas por desobediencia a la autoridad.

"Me pinchó tres ruedas del coche"

Los puntos más frecuentados por los gorrillas son la Alameda, la avenida de Aragón, el paseo marítimo o el centro histórico. Un vecino de esta zona ha denunciado que un gorrillá le pinchó tres ruedas del coche en la avenida María Cristina por no darle dinero. En los entornos de los hospitales, el Ayuntamiento ha puesto a una veintena de condenados a trabajos en beneficios de la comunidad a hacer de aparcacoches, espantando a los gorrillas.

Consulta aquí más noticias de Valencia.