Julián Muñoz
Julián Muñoz y el asesor urbanístico Juan Antonio Roca, durante el juicio que se celebra por el 'caso Saqueo II'. Chema Moya / Efe

El exalcalde de Marbella (Málaga) Julián Muñoz, imputado por el llamado 'caso Saqueo II' derivado del informe del Tribunal de Cuentas sobre la gestión municipal del Grupo Independiente Liberal (GIL) entre los años 1991 y 1999, ha declarado en la segunda sesión del juicio que firmó su "sentencia de muerte" en 1993, cuando entró en la corporación municipal de la mano de Jesús Gil y Gil.

"Desde que entré en la corporación municipal con Gil en el 93, firmé mi sentencia de muerte porque lo firmaba todo", ha manifestado Julián Muñoz ante la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Cuando me convertí en presidente no tenía ningún conocimiento contable En este sentido, ha vuelto a reiterar que en el momento en que se convierte en presidente del consejo de administración de casi todas las sociedades municipales creadas para desviar fondos del Ayuntamiento de Marbella no tenía "ningún conocimiento contable" y ha agregado que conoció la existencia de las sociedades en el momento en el que le "meten en el consejo".

Julián Muñoz ha vuelto a insistir en que su cargo era "político e institucional", en que no administró "ninguna" de las sociedades municipales y en que se negó a firmar las cuentas a partir de 1996 porque dejaron de presentárselas. Su defensa le ha enseñado una serie de documentos relacionados con las sociedades, en los que Muñoz no ha reconocido su firma, pero sí la de algunos de los imputados.

Asimismo, el exprimer edil de Marbella ha afirmado que rubricaba todo tipo de documentos porque "nadie ponía reparos". "El interventor casi nunca ponía reparos. Los reparos aparecían a la semana, al mes, al año", ha destacado, para insistir en que el interventor del Ayuntamiento ponía reparos "a toro pasado".

Firmaba todo y nadie ponía reparos Por otra parte, se ha referido a la sociedad municipal Difusión y Comunicación 2.000 S.L., de la que ha reconocido haber sido presidente. Sin embargo, Muñoz ha recalcado que "jamás" administró "ni un solo céntimo". "Yo creía que entendía de televisión, pero no sabía nada", ha añadido.

Finalmente, sobre su relación con otro de los imputados por esta causa Carlos Monteverde, representante de varias mercantiles que, según la Fiscalía, tuvieron que ver con el Ayuntamiento de Marbella, ha explicado que no tuvo "ninguna relación" con él, "absolutamente cero". "Monteverde despachaba directamente con Gil", ha sentenciado.

El día anterior, Muñoz declaró que en las sociedades municipales que supuestamente sirvieron para desviar dinero "no tenía ni voz, ni voto, ni opinión" y se lo daban "todo hecho".