Bárcenas
El extesorero del PP Luis Bárcenas, a su llegada a la Audiencia Nacional. Paco Campos / EFE

Luis Bárcenas afirmó en su declaración que los manuscritos que se le atribuyen sobre una supuesta contabilidad B son "una chapuza" parecida a "un libro de tenderos, un colmado del siglo pasado" y fruto de una "conspiración" por parte de "muchas personas" con acceso a la contabilidad de la formación.

Está absolutamente manipulado, no procede de mi mano"Está absolutamente manipulado, no procede de mi mano y yo digo que esto ha contado con la colaboración de alguien que ha tenido acceso a la contabilidad del partido, así de claro", añade al respecto.

En la transcripción de la declaración que prestó el pasado 6 de febrero en la Fiscalía Anticorrupción, contenida en el sumario del caso Bárcenas, el extesorero niega rotundamente que los manuscritos sean suyos y su existencia: "No tiene ningún sentido llevar una cuentecita ni una libretita con anotaciones de cargos".

Para Bárcenas, quien declaró durante más de tres horas, no "cabe en la cabeza" que se pagaran sobresueldos en B a los miembros del PP cuando "el partido nadaba en la abundancia", y hacerlo habría sido una "torpeza".

Hubo "complementos de sueldos oficiales"

Insiste en que en el PP "nunca ha habido una contabilidad B", y que los donativos "siempre se han ingresado cumpliendo la normativa electoral que exigía una cuenta corriente específica" y en cantidades permitidas por la ley, de un máximo de 60.000 euros al año por donante. Durante su única comparecencia en relación a los papeles,  indica que no ha habido sobresueldos, sino en todo caso "complementos de sueldos absolutamente oficiales cumpliendo con todos los requisitos legales, pagando su IRPF a la Hacienda Pública".

Eran complementos de sueldos pagando su IRPF a la Hacienda Pública

Según Bárcenas, "no había ninguna necesidad de llevar una contabilidad al margen", aunque con "los donativos se pudiera hacer la trampa, que no estoy diciendo que eso se hiciese, con fraccionarlos e ingresarlos en varios ingresos".

Respecto a si tuvo conocimiento de que alguna de las donaciones se pudo hacer a cambio de contraprestaciones de obras públicas, contesta que "ninguna absolutamente" y que, de hecho, escuchó, siendo gerente, alguna conversación del predecesor como tesorero Álvaro Lapuerta aceptando donativos pero avisando que "a cambio de nada".

"Invenciones de la prensa"

Bárcenas tacha de "invenciones de la prensa" que hubiera acudido a un notario, si bien posteriormente se demostró que sí lo hizo el 14 de diciembre. Además, explica que hay algo que le "sorprende" de los manuscritos, y es que ni él ni Lapuerta figuren como perceptores de sobresueldos cuando "se pagan complementos a todo el mundo". "O sea, que nos encanta pagar a Hacienda, contribuir a Hacienda y pagar los impuestos religiosamente", agrega.

Su declaración acaba con una pregunta del fiscal sobre si sabe quién pudo entregar los papeles a diario El País, que los publicó el 31 de enero, a lo que responde, según la transcripción literal: "Tengo un argumento que creo que es potente, mis cuentas en el extranjero, caso Gürtel, dos, pero me voy a echar más mierda encima, más porquería encima con este tema siendo el gran perjudicado y el más sacrificado".