La cría de elefante asiático del zoo, con su mamá
La cría de elefante asíatico del zoo, con su mamá Raul Casado / EFE

El primer elefante asiático nacido en el Zoo Aquarium de Madrid se llama Buba, el nombre elegido entre las 659 propuestas recibidas a través de las redes sociales en un bautizo final que se ha decidido en la página oficial de Facebook del Zoo de Madrid entre las tres candidaturas finalistas: Indhi, Buba e Indo.

Según ha informado el Zoo de Madrid, su facilidad de pronunciación para los más pequeños, la connotación cariñosa y cercana y su vocalización para el trato cotidiano con los elefantes le han convertido en uno de los nombres más populares no sólo entre los niños sino también en el equipo de Conservación del Zoo Aquarium de Madrid.

Serán los cuidadores los encargados de ejercer de padrinosPrecisamente, serán sus propios cuidadores quienes ejerzan el papel de "padrinos" y le asistan, acompañen y guíen en su primer bautismo de agua una vez que alcance la altura suficiente para darse el primer chapuzón en la piscina de elefantes.

En los próximos meses, también aparecerá su primera dentición hasta llegar a reemplazar seis juegos de cuatro molares a lo largo de su vida en cinco fases (1,5 a 2 años, 6 años, 8 a 10 años, de 20 a 25 años y de 50 a 60 años) que se pierden entre los 60 y 70 años de edad.

A punto de cumplir las siete semanas, Buba comienza ahora a deleitar al público con un sinfín de anécdotas en las que su propia  trompa se convierte en el principal objeto de juego mientras trata de coordinar sus patas imitando algunos de los movimientos de su madre Samy.

Su lactancia dura hasta los seis meses

El pequeño Buba que ya da muestras de su carácter firme emitiendo fuertes sonidos cuando algo le molesta, continuará su período de lactancia hasta los seis meses, momento el que se complementará con el pienso en su dieta.

Como todos los bebés, uno de los detalles físicos más llamativos de las últimas semanas es su crecimiento lento pero progresivo que ronda los 90 centímetros y, por lo tanto, le permite mamar ya sin dificultad bajo las patas de su madre simultaneando el alimento con los juegos mientras ejercita su trompa con ramas y fruta.

Consulta aquí más noticias de Madrid.