Un equipo de expertos forenses ha realizado la autopsia al cadáver del ex espía ruso rusos Alexandr Litvinenko, muerto el jueves de la semana pasada en un hospital de Londres envenenado por polonio 210.

Autopsia retrasada

El examen forense se ha ido retrasando dada la cantidad de radiactividad
El examen forense se ha ido retrasando dada la cantidad de radiactividad que tiene el cuerpo y la necesidad de tomar todas las medidas de seguridad para que nadie resulte contaminado.

En la autopsia, realizada en el mismo hospital londinense donde el ex espía ruso murió, ha estado presente un patólogo independiente y un experto designado por la familia.

Dos décadas sin incinerar

Según ‘The Times’, las autoridades han comunicado a la familia de Litvinenko que no podrán incinerar su cadáver hasta dentro de más de 20 años, para no extender la radiactividad.

Restos del isótopo radiactivo polonio 210, sustancia altamente venenosa, fueron halladas en el cuerpo del antiguo miembro de los servicios secretos rusos Alexandr Litvinenko, quien falleció el jueves de la semana pasada en un hospital de Londres.