Ada Colau, Garzón, los 'Lunnis'... La justicia según Manos Limpias

Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias.
Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias.
Europa Press

Contra Iñaki Urdagarin, Ada Colau, Bankia o (muy especialmente) Baltasar Garzón, pero también contra las clínicas abortivas, Samuel Eto'o, los Lunnis o el 15-M. Donde Manos Limpiassindicato sin sindicalistas, oscuro colectivo autofinanciado con maneras de justiciero legalista– pone el ojo, coloca (inmediatamente después) la querella.

Así viene siendo desde 1995, año en el que Miguel Bernadimputado reciemente por chantaje y estafa, delfín de Blas Piñar en Fuerza Nueva y adalid de la ultraderecha reciclado en patriota constitucional– fundó esta agrupación "independiente y no hipotecada" para luchar contra la "corrupción política y económica" y, ya que se había puesto a la tarea, también contra "los movimientos separatistas", el laicismo, el matrimonio homosexual y el derecho de huelga.

El discurso de Manos Limpias –6.000 afiliados, según sus datos, que pagan un máximo de 60 euros al año– es templado y autoindulgente, pero tan afilado como sus denuncias. "Hasta que aparecimos nosotros", dice en una entrevista telefónica el propio Bernad, hoy secretario general y alma máter de la agrupación, "no había nadie en España que se moviera para luchar contra la corrupción".

Junto a Bernad, los otros rostros visibles del colectivo son Virginia López, abogada y directora jurídica, y Montserrat Muñoz, también abogada y, como López, tertuliana habitual en debates televisivos. La presidencia de Manos Limpias corre a cargo de Francisco Jiménez Luis, amigo personal de Bernad y también relacionado con la ultraderecha patria.

Como el colectivo Mani Pulite en Italia, referente contra la corrupción en este país desde los años noventa, y del que Manos Limpias se declara heredero, Bernad y los suyos se ven a sí mismos como los guardianes de las esencias de la sociedad civil contra los desmanes y la impunidad de los políticos. "Allí donde exista un delito, debe haber alguien capaz de denunciarlo". Era el lema del fiscal italiano Antonio Di Pietro, y tal cual lo reproduce ahora Manos Limpias en su Twitter.

Pero, a diferencia de Mani Pulite, un movimiento verdaderamente transversal y apolítico, Manos Limpias exhibe –por debajo de una fachada aparentemente neutral– maneras que le llevan a coquetear con actitudes conservadoras, como su oposición a la investigación con células madre, sus denuncias de los "atentados" contra la imagen de las esculturas del Valle de los Caídos o sus peticiones a los sucesivos gobiernos para que suspendan el tratado de Schengen.

Una máquina de producir querellas

Manos Limpias funciona como una máquina de generar querellas en serie. "Prosperan un 80% de ellas", asegura Bernad, y la culpa de que el 20% restante no prospere se debe, afirma, a motivos políticos, no a deficiencias en el planteamiento: "Las denuncias contra las altas instancias se enfrentan a un muro en forma de jueces e instituciones politizadas".

Cuando la prensa destapa un caso de corrupción –la especialidad de Manos Limpias en los últimos tiempos, aunque no siempre fue así– inmediatamente, "al minuto", puntualiza Bernad, sus abogados se encargan de estudiarlo. Si dan el visto bueno, envían un informe a un comité ejecutivo, que examina la viabilidad de una querella y pule sus argumentos jurídicos.

"Es un método muy seguro", dice Bernad, "Ni uno solo de los escritos presentados se ha vuelto contra nosotros". Y es verdad, aunque en realidad muy pocas de las querellas que interponen acaban en condena para el procesado.

Entre las que sí, un hito, el único hasta el momento: la condena del expresidente del Parlamento Vasco, Juan María Atutxa, por desobediencia al Tribunal Supremo por no haber disuelto el grupo parlamentario de Batasuna llamado Sozialista Abertzaleak. Una condena que ligaba muy bien con la naturaleza política de Manos Limpias y su vocación españolista, expresamente reflejada en su ideario.

Era el año 2008. Ni había crisis económica ni la preocupación social y mediática por la corrupción era máxima, como ahora lo es. Estaba en el ambiente, esporádicamente se destapaba alguna trama, se producía una nueva condena… pero poco más. No había a la vista ni sobres ni emails reales ni ERE fraudulentos.

Del 'caso Garzón' al 'giro social'

Con todo, Manos Limpias se hizo un hueco importante en 2009 en toda prensa española por ser la plataforma inductora de la querella por prevaricación contra Garzón por declararse competente para estudiar los crímenes del franquismo.

Finalmente, el exjuez de la Audiencia Nacional no fue inhabilitado como resultado de dicha querella, de la que fue absuelto por el Supremo, sino por las escuchas del 'caso Gürtel', aunque fue precisamente por aquel entonces cuando comenzaron a revolotear las preguntas: ¿quién está detrás de Manos Limpias? ¿Qué intereses representa? ¿Cómo se organizan?

Preguntas a las que, ahora que Manos Limpias ha emprendido un 'giro social' con el que pretende aplacar las críticas más feroces, merece la pena responder. Mientras tanto, Bernad sigue recitando su credo neutral: "No somos ni de izquierdas ni de derechas", "Es lo que en estos momentos demanda la sociedad", "Abogamos por la transparencia y dignidad de los poderes públicos"…

Mostrar comentarios

Códigos Descuento