La fiscal general, Luisa Ortega, ha cifrado este martes en siete muertos y 61 heridos el balance de la violencia desatada tras la confirmación de la victoria del candidato oficialista Nicolás Maduro en las elecciones presidenciales de este domingo.

Ola de violencia en Venezuela tras las elecciones presidenciales

La noche de la proclamación de Maduro como presidente de Venezuela fue caótica en algunas calles del país. Miles de opositores se manifestaron para rechazar este acto y llevaron a cabo un cacerolazo en Caracas. En la Plaza de Altamira, en el tradicionalmente opositor municipio caraqueño de Chacao, cientos de personas se congregaron para reclamar el recuento de los votos y defender las aspiraciones del candidato opositor, Henrique Capriles, quien ha afirmado que no va a reconocer los resultados hasta que no se contabilicen de nuevo las papeletas.

'El pueblo unido, jamás será vencido', 'Fraude' o 'se va a caer, este gobierno va a caer' fueron algunas de las consignas que gritaron los opositores.

Maduro responsabiliza a Capriles

Tras las protestas de los seguidores del líder opositor el presidente electo de Venezuela responsabilizó a Henrique Capriles, del incendio de dos sedes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y llamó a la población a defender la paz en la calle. "Quemaron la casa del PSUV en el estado Anzoátegui y en Táchira con gente adentro", dijo Maduro durante una rueda de prensa basándose en información suministrada por miembros de la dirección del partido.

El ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela, Elías Jaua, había confirmado la muerte de un hombre de 43 años de edad por una "caravana opositora" y dejó herida a "muy grave" a una mujer en una urbanización de Caracas, sólo por el hecho de que ambos son "pobres" que viven en una zona de personas "pudientes".

Según el Gobernador de Táchira, su muerte se produjo por un ataque de "grupos 'caprilistas' fascistas" en el marco de una ola de violencia tras las elecciones.

Después, Maduro indicó que nueve policías fueron heridos, uno de ellos con quemaduras y cuatro por "objetos contundentes". Además, señaló que en Barinas, en el oeste, fueron quemados vehículos y "asediaron la residencia" del gobernador, Adán Chávez, hermano del fallecido Hugo Chávez.