Carcaño: séptima versión sobre la desaparición y muerte de Marta

  • El asesino confeso de la joven sevillana, desaparecida hace ya cuatro años, dice ahora que el que la mató fue su hermano, Francisco Javier Delgado.
  • La policía le ha trasladado en dos ocasiones hasta La Rinconada (Sevilla), donde ha asegurado que está enterrado el cuerpo.
  • Carcaño ya ha ofrecido otras seis versiones sobre lo ocurrido en enero de 2009.
  • El tío de Marta, Javier Casanova, asegura a 20Minutos que la familia es "cautelosa" ante la nueva versión ofrecida por Carcaño.
  • Afirma que la imputación de Delgado no les sorprende, dado que "siempre hemos sospechado de él por su actitud".
  • Cronología del caso de la joven sevillana.
Unos ciudadanos colocan velas por Marta del Castillo.
Unos ciudadanos colocan velas por Marta del Castillo.
Javier Cebollada / EFE

Miguel Carcaño comenzó declarando que había matado a Marta del Castillo y que posteriormente arrojó su cadáver al río Guadalquivir, para pasar a asegurar que la había violado, lo que desmintió poco después. También pasó de asumir el asesinato a inculpar de éste a Javier García, alias El Cuco, y a Samuel Benítez, a los que primero exculpó de ser los que trasladaron el cuerpo sin vida de la menor para luego recuperar la versión de que fueron ellos los que se deshicieron de ella.

Y ahora,  por último, se autoexculpa de ser el autor de la muerte de Marta, cuatro años después, para pasar el testigo de la autoría su hermano mayor, a la vez que cambia el arma del crimen de un cenicero a la culata de una pistola.

Este es el resumen de los siete testimonios que ha ofrecido el asesino confeso de la joven sevillana, desaparecida el 24 de enero de 2009, en los cuatro años que ya dura la investigación del caso, que en el momento de producirse causó un fuerte impacto en la sociedad, y que ha dado un giro tras conocerse que Carcaño ha culpado de la muerte de Marta a su hermano mayor, Francisco Javier Delgado.

Este último, absuelto por su supuesta implicación hace ya un año tras la sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla, supuestamente mató a la joven tras golpearla con la culata de una pistola, arma que poseía por su trabajo como guardia de seguridad, según este último testimonio de su hermano Miguel.

Ahora, con esta nueva versión de Carcaño, que declarará de nuevo ante el juez este lunes 29 de abril, los responsables del caso llevarán sus pesquisas a un nuevo emplazamiento: una finca en La Rinconada, localidad sevillana a la que los investigadores han trasladado a Carcaño desde prisión hasta en dos ocasiones para que les detallase su nuevo testimonio.

Pero antes de esta nueva pista, Carcaño ofreció hasta seis versiones previas desde que se empezó a buscar a Marta. A pesar del gran despliegue empleado en la investigación, el cuerpo de Marta del Castillo sigue sin aparecer después de que las autoridades la hayan buscado en el río Guadalquivir, un vertedero, o varias zonas de la localidad sevillana de Camas.

Las siete versiones sobre lo que supuestamente le ocurrió a la menor sevillana en hace más de cuatro años son las siguientes:

Febrero de 2009.

Carcaño es detenido tras confesar que él asesinó a la menor el 24 de enero, y revela que arrojó el cuerpo de Marta al río Guadalquivir con ayuda de unos amigos. Su declaración desencadenó el inicio de la búsqueda de la menor bajo la tesis de que ya había fallecido a manos de su exnovio, lo que provocó un gran impacto en la sociedad. Según Carcaño, la joven murió después de que le propinase un golpe con un cenicero. Después, fue trasladada desde el lugar del crimen, un piso en la calle Leon XIII, en una silla de ruedas, y posteriormente usaron una moto para mover el cuerpo sin vida hasta el río.

Las autoridades buscaron a la joven por varias zonas del emplazamiento que Carcaño les facilitó. Pero no se encontró rastro alguno del cuerpo, a pesar de que las búsquedas se prolongaron hasta que el principal acusado cambió su versión de los hechos. Antes de autoinculparse, aseguró que la última vez que vio a Marta fue en el portal de su casa, donde la dejó la noche de su desaparición. A la vez que el asesino confeso fue detenido Samuel Benítez, y unos días después, El Cuco y Francisco Javier Delgado, por las sospechas sobre su participación en el suceso.

Marzo de 2009 (Día 16).

Tras ratificar su primer testimonio el 13 de marzo de 2009, Carcaño rectificó su versión tres días después, pasando a declarar que el cuerpo sin vida de Marta lo arrojó a un contenedor de basura, y no al río Guadalquivir. Las tareas para intentar hallar a la joven se trasladaron al vertedero de Alcalá de Guadaira, que desde el día de la desaparición de la joven acumuló en torno a 68.000 toneladas de residuos. Ese mismo día se suspendió la búsqueda en el río.

Marzo de 2009 (Día 17).

Sólo unas horas después de su anterior declaración, Carcaño acusa a Javier García, El cuco, de ser el autor de la muerte de la joven, a la que ambos violaron amenazándola con una navaja. Además, insistió en que la arrojó, ya sin vida, a un cubo de basura.

Días después, el principal acusado intentó suicidarse. Las tareas en el vertedero continuaron hasta finales de abril.

Septiembre de 2009.

Carcaño se desdice por cuarta vez, modificando su versión por completo. En esta ocasión, sostiene que fue él quien mató a Marta tras golpearla con un cenicero, y que en ningún caso la violó junto a El cuco, al que exculpaba. A la vez, y según su testimonio, fue Samuel Benítez el que se deshizo el cuerpo en un lugar que él no conocía, para lo que Benítez habría empleado el coche de uno de sus familiares.

Febrero de 2011.

Año y medio después de ofrecer su última versión, Carcaño volvió a implicar a El cuco, que según él ayudó a Samuel Benítez a trasladar a Marta para que nadie la encontrase, mientras él permaneció en el piso de Leon XIII limpiando los restos de sangre de la joven causados por el golpe con el cenicero que él mismo le propinó.

Octubre de 2011

Ya en el juicio por el asesinato de la joven, Carcaño mantuvo que Marta falleció por el golpe con un cenicero en medio de una discusión, pero calificó lo ocurrido de "accidente", a la vez que insistió en negar que la hubiese violado, e insinuó que el cadáver fue arrojado al río porque "me comentaron algo" sobre ese lugar, en referencia a Samuel Benítez y El cuco. El asesino confeso expuso que perdió los nervios en una conversación en la que "nos acaloramos, había un cenicero encima de la mesa del ordenador y le di un golpe". Además, se reafirmó en que él limpiaba el piso para no dejar huellas mientras El cuco y Samuel Benítez se encargaban del cuerpo, para lo que emplearon una silla de ruedas y un vehículo.

Preguntado por sus cambios de versión, aseguró que esto se lo provocaban los interrogatorios, donde "me presionaban", y reconoció que hizo dos llamadas al móvil de la víctima, a pesar de que estaba muerta, "para justificarme". Un mes después, pidió perdón a los padres de la joven por lo ocurrido, y aseguró que si supiera dónde estaba el cuerpo enterrado, "lo diría".

Abril de 2013.

La última versión de Miguel Carcaño se conoció el día 14 de este mes de abril, tras acusar a su hermano Francisco Javier Delgado de haber acabado con la vida de Marta tras golpearla con la culata de una pistola, de la que disponía por su trabajo como guardia de seguridad. Horas antes, trascendió que Carcaño fue trasladado en dos ocasiones hasta una finca de La Rinconada (Sevilla), donde aseguró en esta ocasión que se encontraba el cadáver de la víctima, para indicar a los investigadores la zona en la que supuestamente estaría enterrada.

"Siempre hemos dicho que Delgado tuvo algo que ver"

La familia de Marta del Castillo está "convencida" de que Francisco Javier Delgado "tuvo algo que ver en su desaparición", pero, a la vez, son "cautelosos", ya que no pueden asegurar que fuese el autor material. Así lo ha manifestado a 20Minutos Javier Casanueva, tío de la joven, tras el nuevo giro que ha dado el caso de su sobrina por la nueva versión de Carcaño.

La familia de la joven sostiene que Francisco Javier Delgado "siempre decía menos de lo que sabía" cuando declaraba ante un juez, algo que evidenciaba "su actitud, que desde el principio fue violenta y poco colaboradora" cuando se comenzó la búsqueda de Marta. "Su falta de empatía nos hacía sospechar desde el principio, pero no sabíamos hasta donde llegaba su papel", asegura Javier Casanueva.

"Conociendo a Carcaño y los demás imputados, que todos son jóvenes e incapaces de planificar algo así, él que podía hacer todo eso era Francisco Javier, algo que el Supremo no desmiente en su sentencia", asegura Casanueva a este medio. Sin embargo, son prudentes sobre si realmente fue él quien llevó a cabo el crimen, así como si este nueva página que se abre en la investigación puede dar los frutos para que "aparezca el cuerpo y podamos cerrar este luto", tras cuatro años de investigación en los que todas las tesis contempladas no han servido para cerrar el caso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento