El Defensor del Pueblo Andaluz ha abierto de oficio una queja para conocer la situación real del tranvía de Vélez-Málaga (Málaga), medio de transporte que, tras un gasto de 40 millones de euros entre infraestructuras y vehículos y después de algo más de cinco años de funcionamiento, fue paralizado por el Consistorio en junio de 2012 al no poder asumir el déficit que arrastraba y sus crecientes costes de explotación y mantenimiento.

Según una nota publicada en la página web del Defensor, la intención de esta queja es conocer el posicionamiento de la Corporación municipal sobre esta cuestión y constatar la veracidad de las diferentes informaciones aparecidas en medios de comunicación sobre la paralización de este servicio y sus perspectivas de futuro.

Así, señala que la oficina del Defensor del Pueblo viene teniendo conocimiento, a través de dichas noticias, de las dificultades y déficit de explotación que han impedido al Ayuntamiento continuar sosteniendo el funcionamiento del tranvía, o de la posibilidad de alquilar algunas de las unidades móviles para paliar, al menos parcialmente, la deuda originada.

"También añaden estas noticias que el Ayuntamiento no renuncia a poner de nuevo en marcha esta infraestructura en un futuro, pero se quiere contar con unidades más adecuadas a las necesidades del municipio, a fin de poder garantizar la conservación y mantenimiento de este medio de transporte", continúa la nota, que precisa que vecinos y grupos políticos municipales "han mostrado su descontento con esta medida".

En este sentido, el Defensor ha recibido noticias de "protestas vecinales y de grupos políticos que mostrarían su descontento con el acuerdo municipal del 26 de abril del año pasado, cuya aplicación habría permitido ordenar la paralización indefinida de este servicio público".

Con el fin de contrastar todas estas informaciones y "conocer las causas por las que se ha llegado a este déficit de explotación, así como los recursos públicos que se han destinado a esta infraestructura y a la adquisición del material móvil requerido para su funcionamiento", el Defensor del Pueblo ha optado por abrir de oficio una queja.

"Hemos abierto de oficio esta queja con objeto de conocer el posicionamiento de la Corporación municipal sobre esta cuestión, señalando si se están realizando gestiones para la nueva puesta en marcha del tranvía y, de ser así, las posibilidades de que las mismas den resultado positivo, así como el plazo aproximado en que podría entrar de nuevo en funcionamiento", agrega la publicación en la web del Defensor.

Del mismo modo, con este trámite se pretende conocer "las causas por las que, desde la perspectiva municipal, se ha llegado a este déficit de explotación y, a su juicio, los compromisos que deberían asumir la Administración autonómica y la municipal u otras instancias administrativas para posibilitar el funcionamiento del tranvía, sin que, de ello, se derivaran nuevas pérdidas económicas".

Asimismo, se solicita al Ayuntamiento "que nos informe del contenido del estudio de viabilidad que, en su día, se debió acometer para justificar la ejecución de esta infraestructura y que contendría una evaluación de sus costes de explotación, número de usuarios, ingresos añadidos, etcétera".

"Por último, interesamos que nos informe acerca de los recursos públicos que ya han sido destinados a la construcción de esta infraestructura y a la adquisición del material móvil requerido para su funcionamiento y la cuantía que aún resta por financiar de la misma", finaliza la nota.

El tranvía de Vélez-Málaga, primero de sus características puesto en marcha en Andalucía, conectó el casco urbano de la localidad con el núcleo costero de Torre del Mar a través de un trazado de 4,7 kilómetros, que debería haberse ampliado con un segundo tramo de 1,2 kilómetros, que no ha llegado a entrar en servicio.

Inaugurado el 11 de octubre de 2006, el tranvía se mantuvo operativo durante cinco años y ocho meses, y quedó paralizado de forma indefinida por decisión municipal el 4 de junio de 2012.

Consulta aquí más noticias de Málaga.