La Policía Nacional ha detenido a tres personas acusadas de hurto. Se trata de un hombre que sustrajo 11.350 euros y una pieza de joyería de la vivienda a la que había ido a pintar para ayudar a un amigo y dos mujeres, madre e hija, que se llevaron ropa por valor de 1.500 euros de centro comercial de Santander.

Según han informado este lunes fuentes policiales, los agentes detuvieron el día 11 a VJ.R.F. de 39 años, como presunto autor de un delito de hurto al descuido de 11.350 euros y una pieza de joyería, ocurrido el pasado 16 de marzo mientras pintaba en una vivienda de la calle Alta de la ciudad, ayudando a un amigo. Al detenido le constaba una detención anterior y pasó a disposición judicial.

El día 17 de marzo, una mujer denunció la falta de un sobre con 11.000 euros y 350 euros más, que tenia guardados en su habitación en diferentes cajitas, así como de un cordón de oro. La mujer refirió que dichos efectos podrían haber sido sustraídos por un amigo de su pareja, que le había ayudado a pintar el día anterior y que se quedó solo durante diez minutos en la vivienda.

Los efectos sustraídos encontraban en el cuarto de la propietaria de la vivienda, en la que no se había pintado. Gestiones de la Policía Judicial llevaron a la detención de VJ.R.F., como presunto autor de un delito de hurto al descuido.

Por otra parte, funcionarios de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional detuvieron el día 13 a ME.V.F. de 64 años y a MS.G.V. de 42 años, madre e hija, como presuntas autoras de un delito de hurto en centro comercial, ocurrido a las 20.30 horas de ese mismo día.

Las mujeres fueron localizadas y seguidas por el vigilante de seguridad cuando abandonaban el establecimiento, y la alarma comenzó a sonar a su paso.

Fueron interceptadas en el aparcamiento, cerca de su vehículo, para que les mostrase la bolsa que portaban, en la que había una gran cantidad de ropa para su hijos y nietos, prendas no habían sido abonadas en caja.

Comprobaron también que en el maletero había más prendas, incluso con los dispositivos de alarma, y que también habrían sido sustraídas en el centro comercial.

Las mujeres fueron retenidas por el vigilante hasta la llegada de la Policía, que las detuvo, quedando los efectos sustraídos, valorados en 1.507 euros, en depósito en el centro comercial. Ambas carecían de antecedentes y pasaron a disposición judicial encartadas en juicio rápido

Consulta aquí más noticias de Cantabria.