El departamento de Fomento del Gobierno de Navarra ha mantenido este lunes una reunión con el Ayuntamiento de Olaibar y el concejo de Olave para darles a conocer una serie de medidas que se ofrecen desde el Ejecutivo foral para mejorar la seguridad del tráfico en la travesía de este último.

La reunión ha estado presidida por el consejero de Fomento, Luis Zarraluqui, y ha acudido el director general de Obras Públicas, Ignacio Nagore, además de personal técnico del departamento.

Por parte del Ayuntamiento de Olaibar han estado presentes la alcaldesa, Maria Carmen Lizoain, así como el alcalde del concejo de Olave, Mikel Uriarte, que han realizado distintas aportaciones en la misma línea de trabajo que ha presentado el departamento.

La propuesta de Fomento, realizada tras un análisis pormenorizado de todas las alternativas, contempla la creación de un efecto túnel mediante el estrechamiento de los carriles de las calzadas para conseguir una velocidad lo más reducida posible, la potenciación de la salida desde Olaitz (NA-4212) como punto de cambio de sentido y la reordenación del tráfico para reducir la peligrosidad en los movimientos de entrada y salida de los flujos norte y sur.

Además de estas medidas, que tendrían un coste cercano a los 70.000 euros, el departamento también ha propuesto una solución cofinanciada entre Administración foral y Ayuntamiento de Olaibar para reforzarlas, que podría pasar por la construcción de una pasarela peatonal elevada o la colocación de displays luminosos de alerta de exceso de velocidad.

El departamento considera, como ya se le ha transmitido al Ayuntamiento, que la colocación de un paso peatonal semaforizado mediante el pintado de un paso de cebra sobre la calzada, tal y como este sugería, no resulta viable por su peligrosidad, ya que la percepción por parte del peatón de la prioridad que tendría ante un paso de este tipo frente a la continuidad de la vía que percibe el conductor incrementa la probabilidad de atropello y de accidente por alcance, según ha explicado el Gobierno de Navarra en un comunicado.

Cabe recordar que el Departamento de Fomento ya colocó el pasado agosto unos carteles de señalización adicionales de "atención-travesía" así como bandas sonoras sobre la calzada para mayor advertencia a los conductores. Esta actuación, que ya ha supuesto una mejora de la seguridad en la travesía, tuvo un coste de 12.000 euros.

La propuesta,

Al detalle

La creación del efecto túnel se consigue, como ya se ha apuntado, mediante el estrechamiento de los carriles de las calzadas, que actualmente son de 3,50 m, y pasan ser de 3,20 m de anchura.

Esto se consigue mediante una señalización horizontal creando una "isleta" pintada en el eje o centro de la calzada de 0,60 m, "cebreando" totalmente los arcenes para potenciar el efecto túnel del estrechamiento y reforzándolo con la colocación de "ojos de gato" en el exterior de los carriles.

Por lo que se refiere a las mejoras específicas en los movimientos circulatorios en el entorno del núcleo urbano de Olave, la propuesta pasa por potenciar la salida desde Olaitz (NA-4212) a la N-121-A como punto de cambio de sentido.

En ésta intersección (situada al sur) únicamente habrá sentido de salida con movimientos a izquierda y derecha, y en el acceso norte a Olaitz se mantendrá la dirección única de entrada mejorando la intersección con la N-121-A.

De igual modo, se busca reordenar el tráfico para reducir la peligrosidad en los movimientos de entrada y salida al núcleo urbano de Olave de los flujos norte y sur, siempre intentando dar un tratamiento equivalente a los establecimientos que se ubican a uno y otro lado de la carretera:

Los giros a la izquierda se trasladan desde el tronco central de la N-121-A a otros puntos, de modo que las esperas para realizarlos se hagan en zonas protegidas. El movimiento de acceso desde el norte al núcleo urbano de Olave se reubicaría en la intersección de Olaitz anteriormente mencionada y el del sur al hotel se realizará desde la actual intersección de Olave.

Por su parte, los giros a la derecha se protegerán con la construcción de sendos carriles de deceleración a uno y otro lado de la carretera de modo que el riesgo de alcance por estos movimientos desaparezca.

Por último, para potenciar el efecto urbano de la zona y aumentar la seguridad, se prevé el alumbrado público de la travesía con la instalación de tres farolas, una en la isleta existente actualmente y otras dos una a cada lado de la misma que deberán ser debidamente protegidas.

Para ello es precisa la construcción de aceras por parte del Ayuntamiento en el límite de la calzada, en la margen derecha junto al casco urbano principal, y de forma suplementaria y más reducida también en la margen izquierda en la zona del hotel.

Consulta aquí más noticias de Navarra.