El portavoz del movimiento Stop Desahucios Alicante, José María Copete, ha considerado de una "profunda hipocresía" las palabras de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, quien calificó de "nazismo puro" los escraches que están sufriendo diversos miembros de su partido, y ha asegurado que estas acciones "van a continuar, porque el problema va a continuar".

En el transcurso de la concentración de protesta realizada este lunes en la plaza del Ayuntamiento de Alicante, en la que han participado alrededor de 150 personas para reclamar la intervención del consistorio en favor de los afectados por desahucios en la ciudad, Copete ha considerado que el PP está "intentando criminalizar" las protestas.

"Están intentando criminalizarnos y separarnos del resto de la población, pero no lo van a conseguir, porque todos los escraches y acciones han sido pacíficos", ha señalado. El portavoz del movimiento ciudadano también ha lamentado que los dirigentes políticos "no están haciendo nada por resolverlo, sino que incluso están poniendo todos los obstáculos para que se resuelva, y están intentando poner barreras".

"Los escraches van a continuar, porque el problema va a continuar", ha adelantado, y ha defendido que "el escrache es una estrategia de comunicación, y si ellos ponen barreras por ejemplo, prohibiendo hacer escraches a menos de 300 metros del político, lo único que van a conseguir es precisamente eso: poner barreras entre ellos y el pueblo", ha advertido.

En este punto, Copete se ha preguntado "qué tipo de político es aquel que vive rodeado por una barrera a través de la cual no puede escuchar lo que los ciudadanos le están diciendo".

Decreto ley andaluz

Así mismo, a preguntas de los medios de comunicación, el representante de Stop Desahucios Alicante ha dado la "bienvenida" al decreto ley de función social de la vivienda aprobado por el Gobierno andaluz, del que ha destacado que "es una medida que marca una pauta por primera vez".

"Abogamos por la expropiación final de viviendas y los bienes de la banca, sobre todo de la banca que ha sido rescatada, y pensamos que esa medida es exportable a otras comunidades, como aquí, claramente, donde ya hemos visto cómo la política de vivienda pública de la Generalitat valenciana es prácticamente inexistente, de modo que esto podría marcar la pauta", ha apuntado.

250

Casos en riesgo de desahucio

Stop Desahucios Alicante ha movilizado este lunes por la mañana a alrededor de 150 personas que han protestado en la plaza del Ayuntamiento para reclamar a la corporación municipal, con su alcaldesa Sonia Castedo a la cabeza, que se implique en la búsqueda de soluciones ante la situación desesperada en la que se encuentran al menos 250 personas en la ciudad que están en riesgo de ser expulsadas de sus viviendas.

"Las instituciones no están haciendo nada de las muchas cosas que podrían hacer, están ignorando completamente el problema", ha subrayado José María Copete, quien ha recordado que el pasado mes de marzo el Ayuntamiento creó una oficina de asesoramiento a afectados "tras cinco años de estafa y de crisis".

Esta oficina, en su opinión, "es un ejemplo del ritmo insultantemente lento e insuficiente de lo que este problema es para la administración, porque no hay familias que necesiten asesoramiento y el asesoramiento no resuelve los suicidios".

A su parecer, colectivos como Stop Desahucios ya ofrecen un asesoramiento integral a los afectados, quienes necesitan de la administración "otras cosas, como presionar a la banca para que no desahucie", pero, según ha señalado, "en todo este tiempo el Ayuntamiento no se ha enfrentado a los bancos".

Así mismo, ha considerado que el IVVSA "se comporta de forma oscurantista", y ha recordado que han solicitado, reiteradamente y sin éxito, conocer el número de viviendas de adjudicación social "disponibles en la ciudad de Alicante".

Por otra parte, los representantes de Stop Desahucios han entregado en el Registro municipal un escrito en el que exponen la situación personal de una madre de familia de la ciudad de Alicante, con dos hijos menores a su cargo, que "pronto se enfrentarán al desahucio" y que "no está recibiendo la atención requerida por parte de las instituciones".

"Queremos informar al Ayuntamiento de Alicante y a toda la sociedad alicantina que, entre los habitantes de la ciudad, se encuentra un número creciente de personas afectadas por una situación económica insostenible que les lleva a no poder pagar su hipoteca o el alquiler de una vivienda, a no poder pagar servicios básicos como la electricidad y el agua o a no poder comprar comida para alimentarse o alimentar a sus hijos", recoge este escrito.

Para Stop Desahucios, "en algunas ocasiones, la combinación de una situación económica gravísima y la dejadez de las instituciones que gobiernan, que ignoran completamente las necesidades básicas de los ciudadanos, puede llevar a algunas personas a buscar soluciones drásticas como el suicidio", situación que este colectivo no está dispuesto "a permitir que vuelva a ocurrir", y por ello, pide al Ayuntamiento que "responda y evite mayores desgracias".

Consulta aquí más noticias de Alicante.