Los impagos de la pensión de alimentos a los hijos y a la expareja han aumentado considerablemente en la Comunidad Autónoma Vasca por "la grave" situación de crisis económica. Durante 2012, estos casos supusieron más de la mitad de los delitos cometidos contra las relaciones familiares, y tres personas ingresaron en prisión por su reincidencia y "voluntad de incumplimiento" de sus obligaciones económicas, pese a tener capacidad e ingresos para ello.

Según datos de la Fiscalía, a los que ha tenido acceso Europa Press, los impagos de estas pensiones durante el pasado año motivaron la apertura en Euskadi de 757 procedimientos, lo que supuso un 55,21 por ciento del total de los delitos contra las relaciones familiares. Del total de ellos, 359 se produjeron en Bizkaia, 288 en Gipuzkoa y 110 en Álava.

El Ministerio público ha detectado que el empobrecimiento, como consecuencia de "la grave crisis económica sistémica" que se padece, incide en la comisión de este tipo de delitos, porque se incrementan los impagos.

Además, para considerar que se ha producido este hecho ilícito el deudor debe tener capacidad económica y, si ésta no queda acreditada durante el juicio al que se someta al acusado, la sentencia resulta absolutoria. Este tipo delitos precisa de una denuncia previa y el acuerdo entre denunciante y denunciado extingue la acción penal.

156

Escritos de acusación

En 2012, la Fiscalía vasca formuló 156 escritos de acusación por delitos de impago de pensiones, y los tribunales dictaron un total de 68 sentencias, de las cuales el 75 por ciento fueron condenatorias.

De las personas condenadas, tres ingresaron en prisión para cumplir la pena que se les impuso. Éstas eran reincidentes y, a pesar de tener capacidad económica e ingresos, demostraron "una especialmente grave y reiterada voluntad" de incumplimiento de las obligaciones económicas con sus hijos.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.