El área de Obras y Servicios del Ayuntamiento de Bilbao ha incorporado 50 nuevas bicicletas al servicio municipal de préstamo 'Bilbon Bizi', con lo que son ya 200 los vehículos operativos dentro de esta iniciativa, a las que se sumará medio centenar más en los próximos meses.

El concejal del área, José Luis Sabas, ha presentado la nueva adquisición municipal en la Plaza del Teatro Arriaga, en el que ha celebrado el "creciente uso" de este servicio por parte de los bilbaínos.

'Bilbon Bizi' cuenta en la actualidad con un total de 12.900 usuarios registrados, y a lo largo del pasado año se contabilizaron alrededor de 250.000 usos en los 25 puntos de adquisición repartidos por toda la Villa, con más de 200 bicicletas en total. "Se trata de lograr que la ciudadanía utilice más el transporte sostenible", ha argumentado.

De hecho, en el primer trimestre de 2013 se han registrado 10.000 usos más de bicicletas municipales en comparación con el mismo periodo del año anterior, por lo que el Sabas ha considerado "necesario" aumentar el número de vehículos municipales, y de ahí las nuevas incorporaciones, que suponen aumentar la flota más de un 30 por ciento. "La bici se va imponiendo cada vez más en nuestra ciudad", ha celebrado el concejal.

"satisfacción" ciudadana

Sabas también ha hecho referencia a la nota de notable otorgada por los usuarios en la encuesta de satisfacción realizada por el Consistorio, en la que dos de cada tres personas se muestran bastante o muy satisfechas con el servicio público. También ha obtenido un notable el horario del servicio, el tiempo permitido de préstamo, el funcionamiento de las tarjetas personales, las vías de comunicación y atención y el servicio de incidencias.

Una nota similar, cercana al notable, han obtenido el manejo de las pantallas digitales, el funcionamiento del sistema, la disponibilidad de puntos de anclaje y la ubicación y el número de puntos 'Bilbon Bizi' repartidos por la capital vizcaína. Aún así, los usuarios también demandan un aumento de estos puntos y el aumento en el número de vehículos, pese a que todos los barrios de la Villa cuentan con uno de estos puntos de anclaje.

En cuanto a los usos del servicio, un 7,5 por ciento de los usuarios la utilizan todos los días, el 14,9 por ciento 3 ó 4 veces a la semana, y el 31 por ciento 1 ó 2 veces a la semana. La mayoría dicen haber usado la bici para dar un paseo, seguido por los que van y vuelven al trabajo o los que la utilizan para hacer deporte.

Por otro lado, las ventajas que ven los usuarios al uso de la bicicleta en su uso es que es saludable, ecológica, rápida, y divertida. Además, el 71 por ciento afirma circular por los bidegorris, el 19 por ciento por la calzada con coches, y el 10 por ciento por aceras y espacios peatonales.

En cuanto a los puntos más frecuentados a la hora de coger y dejar las bicicletas se sitúan, por este orden, los de la Plaza Arriaga, Campo Volantín, Iruña, Indautxu, San Pedro, La Casilla y Sagrado Corazón, a los que se añaden dos de las más recientemente instalados: el de Sarriko y el de la calle Heros.

Las bicicletas

Con respecto a las bicicletas, todos los aspectos sometidos a valoración obtienen el aprobado: diseño, seguridad, comodidad y mantenimiento. En este punto, el Área de Obras, Servicios y Medio Ambiente ha recordado que el mantenimiento es una responsabilidad "de todos". "No está bien que acaben tiradas en la Ría o en casas particulares", ha advertido Sabas.

En este sentido, el Ayuntamiento contabilizó el año pasado 97 robos de bicicletas, aunque en 33 ocasiones aparecieron de nuevo sin daños. Otros 64 casos respondieron a delitos de robo con vandalismo y, en aquellos en los que se recuperó el vehículo, la bicicleta tenía daños diversos en focos, guardabarros o cubrecadenas. Asimismo, en ocasiones también han sufrido daños los anclajes de los puntos de recogida, al intentar forzarlos para sacar las bicicletas.

Como consecuencia de estos actos vandálicos, se han tramitado cinco denuncias en el juzgado, de las cuales dos obtuvieron sentencia firme: una contra dos personas por daños en los anclajes al forzarlos para sacar una bicicleta, con una condena de 10 meses de prisión con supresión del sufragio pasivo y el abono de 30 euros cada uno de ellos; y otra contra una persona que fue condenada al abono al ayuntamiento de 456,31 euros como valor de la bici robada, y a una multa de 40 días con seis euros de cuota diaria.

Utilización del casco

Por otro lado, en relación a la propuesta del Ministerio del Interior para obligar a usar casco a los ciclistas también en recorridos urbanos, Sabas ha señalado que "todas las medidas que sean buenas para evitar desgracias son importantes".

"Creo que en la bici, en la moto o en el esquí nuestro cuerpo es la carrocería y es muy sensato ponértelo, porque el casco cubre la cabeza y lo solemos echar en falta cuando ocurre algo dramático", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.