La ausencia desde el pasado sábado de medusas tóxicas conocidas como carabelas portuguesas en las playas de la capital gaditana, ha llevado al Comité Técnico de Playas a volver a abrirlas al baño y sustituir la bandera roja por la amarilla como medida de precaución hasta que se descarte la llegada de más ejemplares durante los próximos días.

En un comunicado, el Ayuntamiento gaditano ha explicado que, a través de las delegaciones de Playas y Seguridad Ciudadana, mantendrá la vigilancia en las playas hasta que se confirme que la ausencia de esta medusa es definitiva.

El dispositivo de observación comprobará que no vuelven a aparecer ejemplares de carabela portuguesa ni en el agua ni en la banda húmeda que deja la marea y mantendrá informado al Comité Técnico de Playas que tomará las medidas oportunas en caso de que estas medusas regresen a las playas gaditanas.

El Consistorio, que ha "primado la precaución y seguridad" de los ciudadanos, ha agradecido el respeto mostrado por gaditanos y visitantes en estos pasados días en los que el buen tiempo invitaba al baño y disfrute de las playas.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.