El PP balear ha condenado los actos vandálicos que se han llevado a cabo esta noche contra su sede regional, ubicada en la calle Palau Reial 10 de Palma de Mallorca, que ha amanecido con pintadas de color rojo en su fachada, como una hoz y un martillo, una estelada, más de una docena de huevos llenos de pintura roja, así como el nombre de la Organización de Juventudes Independentistas y Revolucionarias de los Països Catalans, 'Arran', como ellos mismos se definen.

Las pintadas han afectado además a varios vehículos estacionados frente a la sede, que se han visto salpicados de dicha pintura, según ha informado el PP en un comunicado.

El secretario general del partido, Miquel Vidal, ha lamentado que la organización Arran utilice el "vandalismo" para atacar contra un partido que "está trabajando intensamente desde el primer día para sacar adelante la comunidad".

En este sentido, ha criticado que este colectivo "haya reiterado su conducta vandálica atacando nuevamente una de las sedes de los populares".

Vidal ha recordado que "hace aproximadamente un año, este mismo colectivo -antes denominado 'Maulets'- atentó contra la sede del partido de Marratxí con pintadas y lanzamiento de huevos llenos de pintura roja".

Es por ello que Vidal ha manifestado que todos los ciudadanos "deberíamos condenar cualquier tipo de acto que conlleve la violencia como medio de expresión".

Por último, Vidal ha asegurado que no todos los ciudadanos entienden de la misma manera el concepto de "democracia", y ha dicho que está convencido de que "la mejor manera de acercar posturas y llegar al consenso no es la utilización de la violencia para imponer sus criterios".

Asimismo, Vidal ha afirmado que el partido tomará las acciones legales que sean necesarias para acabar con estos actos de vandalismo. El popular ha recordado que "vivimos en un Estado de Derecho en el que se deben respetar todas y cada una de las opiniones, ideologías y partidos políticos".