La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) califica de "desmedida" la sentencia contra un agente que deberá ingresar en prisión militar durante tres meses y un día por un "insulto a un superior", y pide el indulto al Gobierno central, una vez ya ha presentado recurso ante el Tribunal Constitucional (TC).

Los hechos se remontan a junio de 2010 cuando se produjo un grave altercado público en el que participaron más de 300 personas en el municipio de Mogán y que terminó afectando a la seguridad del puesto de la Guardia Civil.

Según la nota de AUGC, el agente, que ahora deberá cumplir la condena, se encontraba por orden del capitán en un dispositivo de seguridad para evitar el asalto al cuartel. El cabo, que no participaba en el operativo, se dirigió al guardia y este le dijo "échate para allá, déjame trabajar, cumplo órdenes del capitán", unos términos que el tribunal militar ha considerado que son "insulto a un superior".

Por estos hechos fue condenado el pasado año a tres meses y un día de prisión, y suspensión de cargo público y derecho de sufragio durante el tiempo de pena, y la asociación considera que los miembros del servicio jurídico de las Fuerzas Armadas, ninguno de carrera, no tienen "imparcialidad e independencia".

La defensa ha pedido, sin éxito, la suspensión de la condena al carecer el agente de antecedentes penales, ya que la fiscal jurídico militar "considera que los guardias civiles son miembros del Ejército y por tanto, no tienen derecho a la aplicación de esta medida", apunta la AUGC.

"De cumplirse finalmente la condena esto solo será una muestra más de la cerrazón de la justicia militar, que parece ignorar el verdadero significado de la palabra ecuanimidad. Condena a un guardia civil por un 'échate para allá' a tres meses de prisión y mira para otro lado cuando el general de división Antonio Chicharro amenaza con sacar al ejército en Cataluña para poner fin a un problema político", comenta.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.