CaixaBank ha culminado en poco más de ocho meses la integración tecnológica y operativa de las cinco entidades que conformaban Banca Cívica, según informa el banco presidido por Isidre Fainé, que ha completado el proceso el pasado fin de semana con Caja de Burgos.

Tras esta integración, los clientes de Banca Cívica ya pueden acceder a todos los servicios de CaixaBank y no han sufrido afectaciones en su operativa habitual ni en las condiciones de sus créditos e hipotecas, según pone de relieve en un comunicado.

Además, CaixaBank ha adaptado 1.710 cajeros, ha migrado 1.860.455 tarjetas vigentes y ha distribuido 1.702.694 nuevas tarjetas a los clientes de las antiguas cajas —CajaCanarias, Caja Navarra, Caja de Guadalajara, Caja de Burgos y Cajasol—, cuyas oficinas han ampliado el horario con la integración.

Todo el proceso ha supuesto la integración de cerca de 2,5 millones de contratos, así como de 32.489 comercios operativos, y se han dado de alta cerca de 32.000 nuevos terminales.

CaixaBank destaca su consolidación como la entidad líder del mercado español, con más de 13 millones de clientes, la red de oficinas más extensa de España con más de 6.000, y unos activos de 370.000 millones de euros.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.