El polonio 210 es un elemento radiactivo tóxico que existe de forma natural en el ambiente en concentraciones muy bajas y que está presente también, por ejemplo, en el humo del tabaco.

Las radiaciones que emite son de corto alcance y tienen poco poder de expansión a distancia (se transmite a muy pocos centímetros y con muy poca capacidad de penetración) y sus efectos pueden producirse por ingestión, por inhalación o a través de heridas abiertas.

Es difícil que alguien se contamine en un avión, ya que es muy raro que el polonio 210 penetre al cuerpo por la piel

El manejo del polonio 210 es, según explica Luis Oro, catedrático de Química Inorgánica de la Universidad de Zaragoza, muy peligroso, tiene una capacidad "muy baja" de penetración en el cuerpo, "salvo si se bebe o se fuma su sal, que entonces sí es nocivo", explica.

Respecto a las sustancias radiactivas halladas en algunos aviones, su mensaje es de tranquilidad: "Creo que hay motivos muy reducidos para la alarma, aunque las precauciones y la prevención de las autoridades están siempre bien".

Intoxicación

  • La posible contaminación no se transmite de una persona a otra.
  • Tiene una capacidad "muy baja" de penetración en el cuerpo, salvo si se bebe (diluido en líquido) o se fuma su sal.
  • Su inhalación es más tóxica que su ingestión.
  • El riesgo de "exposición externa", como viajar en un avión contaminado es mínimo o muy bajo.
  • Se detecta con análisis de orina en laboratorios especializados.

Síntomas

  • Los síntomas iniciales de la exposición alta al polonio 210 son náuseas, vómitos, diarrea, salivación excesiva y deshidratación.
  • En los siguientes días, a estos síntomas se añaden fatiga importante, fiebre y tensión baja.

Efectos

  • Los efectos por exposición alta son fallos orgánicos, caída del pelo, dolores gástricos, daños en pulmón y riñones y fallo total del sistema inmune.
  • Si la intoxicación es baja los síntomas se atenuan hasta desaparecer en unos días
  • El tratamiento médico pasa por "un quelante" o compuesto químico que ayuda a expulsar el polonio 210 a través de las heces y la orina.

El Polonio en el tabaco

El polonio 210 es un emisor de partículas alfa y tarda en "semidesintegrarse" (o desintegrarse a la mitad) 138 días, mientras que su eliminación del cuerpo se consigue con la orina, heces, sudor y saliva.

Este isótopo, descubierto por primera vez en 1898 por Pierre y Marie Curie en la pecblenda (uraninita), se emplea principalmente en la producción de fuentes de neutrones en centros de investigación y en centrales nucleares, y también está presente en las hojas del tabaco.

Toda persona dispone de polonio 210 en concentraciones muy bajas, del orden de una billonésima de gramo, y quienes más tienen son los fumadores, siendo ese producto al parecer responsable del cáncer de pulmón en ese colectivo.

"Usted también puede envenenar con Polonio 210"

TheSmokeSellers demuestra lo sencillo que es comprar polonio 210 a través de Internet: "La empresa United Nuclear, mismamente, se ofrece a mandartelo por correo, directamente a tu casa, desde donde tú lo podrás mandar directamente al café del jefe de recursos humanos... (seguir leyendo ).

Polonio 210