La Caixa
Una de las torres de La Caixa. ARCHIVO

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y el vicepresidente y consejero delegado de CaixaBank, Juan María Nin, han inaugurado este miércoles la primera oficina de Monte de Piedad del grupo en Madrid, gestionada por Microbank, que en la actualidad tiene una cartera de 30.000 clientes en ese sector. 

El presidente de la Comunidad de Madrid ha recordado que el padre Piquer fundó en Madrid el primer monte de piedad de España y que estas instituciones son una "oportunidad" para personas que a través del empeño de sus bienes pueden salir adelante en momentos de crisis.

Por su parte, Nin ha explicado que los montes de piedad -entidades que conceden pequeños préstamos con una garantía prendaria, como joyas- gestionados por Microbank tienen una cartera media de 57 millones de euros.

Gracias a estas entidades se pueden conceder préstamos a personas con dificultadesGracias a estas entidades, ha proseguido, se pueden conceder préstamos a personas con dificultades para acceder a los créditos tradicionales, que entregan joyas que pueden recuperar al cancelar el préstamo.

"Hoy combinamos el pasado y el futuro", ha indicado el directivo en su intervención, en la que ha recordado que los Montes de Piedad permanecen activos en Europa "desde hace más de dos siglos" y que el primero de ellos, en el caso de España, se fundó en Madrid en el año 1733.

El vicepresidente y consejero delegado de CaixaBank ha explicado que Microbank dirige los montes de piedad del grupo laCaixa desde el año 2010, con sedes en Barcelona, Sevilla, Tenerife y ahora Madrid, donde la sede estará en la calle Alcalá.

Nin ha destacado que la "manera de trabajar", la "buena conducta", la "buena propuesta de valor" y la "buena aceptación por parte de los clientes" ha permitido a los Montes de Piedad, que han sido "gestionados" básicamente por las cajas de ahorros, mantener su actividad.

El directivo del grupo laCaixa, que ha estado acompañado por el presidente de Microbank, José Francisco de Conrado, ha diferenciado la actividad de los montes de piedad de la de las tiendas de compra de oro que se han desarrollado en el mercado en los últimos años, que compran al peso el metal, lo destruyen, funden y venden en los mercados tradicionales.

Consulta aquí más noticias de Madrid.