El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha reiterado este miércoles que se equivocó y que cometió un error por haberse fotografiado con el narco Marcial Dorado hace dos décadas, por lo que ha pedido disculpas y se ha mostrado "tranquilo" por haber dicho "la verdad" y haber acabado con la infamia.

Feijóo ha reconocido que la Xunta asignó ayudas y subvenciones a las empresas del narcotraficante, pero ha señalado, sin aportar datos concretos, que la mayor parte de las ayudas se concedieron durante el gobierno bipartito del Partido Socialista y el BNG.

El presidente de Galicia ha asegurado que esas adjudicaciones se concedieron entre 2005 y 2009, cuando Dorado ya estaba en la cárcel y se conocían sus negocios de contrabando.

"Señorías, no merecen el acta de diputados", ha espetado a los miembros de la oposición, a los que ha reprobado "acusar" desde la "hipocresía" y "condenarle" sin escuchar sus explicaciones, mientras que él, "orgulloso" de ser el presidente de Galicia, da "la cara" ante su pueblo. "Vienen a imputarme relaciones de intereses con Dorado, cuando ustedes les dieron más ayudas a sus empresas estando en el Gobierno", ha remarcado.

Moción de confianza

Núñez Feijóo afrontó esta mañana en el Parlamento gallego una comparecencia que se ha convertido, prácticamente, en una moción de confianza en la que su grupo —con mayoría absoluta— lo ha arropado sin fisuras.

Feijóo dice que enfrió la relación hasta cortarla cuando supo por la prensa que tenía causas pendientes por contrabando Los tres grupos de la oposición, por su parte, -PSdeG, AGE y BNG- han pedido la dimisión del presidente de la Xunta. Los portavoces socialista, Pachi Vázquez; de Alternativa Galega de Esquerda, Xosé Manuel Beiras, y del BNG, Francisco Jorquera, criticaron la "relación" de Feijóo con Dorado, y acusaron al presidente de mentir a la vez que lo emplazaron a asumir responsabilidades y a que presente la dimisión.

En su primera intervención, el presidente gallego ha reiterado las explicaciones ya ofrecidas hasta el momento y ha censurado la "hipocresía" de los grupos de la oposición que se han dedicado a lanzar "insinuaciones" sobre una supuesta relación suya con el narcotráfico para continuar con "la infamia".

Ha contestado a 23 preguntas, que él mismo se ha hecho, en las que ha reiterado que conoció a Dorado a través de otras personas, cuando él no era presidente y esa persona no tenía ninguna condena por contrabando ni por narcotráfico y que enfrió la relación hasta cortarla cuando supo por la prensa que tenía causas pendientes por contrabando.

Además, ha acusado a los grupos de la oposición de conocer la existencia de las fotografías antes de su publicación el pasado 31 de marzo en el diario El País y al BNG y al PSdeG de haber investigado los supuestos contratos entre el Sergas y las empresas de Dorado, cuando él era el número dos de ese organismo, y que sin embargo "no encontraron nada".

"No había nada, solo necesitaban unas fotos para insinuar: porque la verdad les frustra la infamia, saben que en el ámbito de mis competencias no adjudiqué ni firmé nada a esta persona que entonces no estaba condenada, pero insinúan. ¿Saben la legislatura donde más dinero se le dan a empresas de Dorado? Fue con el bipartito", ha dicho el presidente gallego, que ha explicado que no cuestiona la legalidad "pero sí la hipocresía".

Histórico contrabandista

Las fotos corresponden a la mitad de la década de los noventa y en ellas Núñez Feijóo, que en ese momento era número dos de la Consellería de Sanidad, aparece a bordo de un yate en las rías gallegas junto con Marcial Dorado, actualmente en prisión, condenado por narcotráfico.

Dorado es uno de los contrabandistas de tabaco considerado histórico y a mediados de los noventa ya había sido detenido en varias ocasiones por este motivo. También fue detenido en la operación Nécora pero quedó en libertad.

Al día siguiente de la publicación de esas fotos el presidente gallego ofreció una conferencia de prensa en la que aseguró que solo se trataba de unas fotos, que no había nada irregular en ellas, que conoció a Dorado por medio de otra persona y que cuando supo que estaba siendo investigado enfrió la relación hasta cortarla.

Además, reveló que conocía la existencia de las fotos desde 2003 y que en cuanto lo supo puso su cargo, entonces conselleiro de Obras Públicas, a disposición del presidente gallego, que era Manuel Fraga.

Dos días después de la publicación de las fotos, el juez José Antonio Vázquez Taín, que instruyó la causa contra Dorado por narcotráfico por la que está en prisión, entre 2001 y 2003, indicó en una entrevista en El Mundo que supo de la existencia de esas fotos y que fueron consideradas irrelevantes para la investigación.

También apuntó que en ese periodo había conversaciones entre Feijóo y Dorado, pero que eran irrelevantes para la causa. Sin embargo, este dato aumentó las contradicciones en las que, según PSdeG, AGE y BNG, incurrió el presidente en sus explicaciones a los periodistas, porque revelan contactos entre ambos más allá del tiempo reconocido por Núñez Feijóo y consideran que es un motivo más que suficiente para pedir su dimisión.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.