24 mentiras por segundo

El mundo del cine convive con múltiples leyendas, desde el supuesto Oscar mal entregado por Jack Palance hasta los inexistentes seis dedos en los pies de Marilyn Monroe.
Rita Hayworth.
Rita Hayworth.
Los rumores, ya sean ciertos, falsos o imposibles de verificar, siempre han acompañado a actores y películas. Se cuenta que el genial Charles Chaplin se presentó a un concurso de imitadores de Charlot y quedó en segundo lugar, algo que no se ha podido certificar. Muchos otros han sufrido el acoso de todo tipo de leyendas sobre su vida y obra.

Brandon Lee: El hijo de Bruce Lee murió a los 27 años de un disparo accidental durante el rodaje de El cuervo. Se cuenta que la escena puede verse en la película. Lo único confirmado es que la Policía se incautó del negativo.

Michael J. Fox: Protagonizó un gran bulo: se dijo que los monopatines voladores que utilizaba en Regreso al futuro se iban a comercializar.

Stanley Kubrick: El director no obtuvo el permiso de IBM para bautizar a la computadora de 2001 una odisea del espacio con sus siglas. Por ello, llamó a esta HAL, que es la letra anterior a cada una de dichas siglas.

Marilyn Monroe: Unas fotos borrosas de la actriz tomadas en la playa dispararon el rumor de que ésta tenía seis dedos en cada pie. Sí es cierta otra leyenda que dice que la rubia puso un anuncio en un periódico para buscar compañía. Por cierto, nadie le contestó.

Bette Davis: La actriz también publicó un anuncio en un periódico para buscar trabajo. Después le llegó el éxito con Qué fue de Baby Jane.

Shirley Eaton: Durante años se pensó que pintarse el cuerpo provocaba asfixia. La culpa fue de James Bond contra Goldfinger (1964), donde la actriz ‘moría’ al impregnar su piel de pintura dorada.

Clint Eastwood: Se ha dicho que el actor era hijo del cómico Stan Laurel, el delgado del tándem del gordo y el flaco. Es falso.

Errol Flynn: Hay quien aseguró (entre otras personas, Marilyn) que el actor era capaz de tocar el piano con el pene. No consta que fuera cierto.

Jack Palance: Protagonizó una de las anécdotas más curiosas de los Oscar. Se dice que en 1993 leyó mal la papeleta de Mejor Actriz Secundaria y premió a Marisa Tomei por Mi primo Vinnie. Se esperaba que ganase cualquiera de las otras cuatro rivales, entre las que estaba Vanessa Redgrave. La Academia dijo que, en caso de error, los notarios habrían intervenido.

‘El proyecto de la Bruja de Blair’: Se dijo que la película, rodada cámara en mano por Joshua Leonard, se componía de imágenes reales. Totalmente falso.

Groucho Marx

El mito sobre su epitafio

Se ha dicho hasta la saciedad que en la lápida del actor está escrita la frase «Perdonen que no me levante». Lo cierto es que en su tumba, situada en el Eden Memorial Park de San Fernando (Los Ángeles) sólo figura su nombre y la fecha de su nacimiento y muerte, además de una estrella de David.

Rita Hayworth

Sin guantes y a lo loco

Muy difundido fue el rumor (falso) sobre la famosa escena de Gilda, rodada en 1946 (foto) en la que la sensual Rita Hayworth se quita unos guantes: en la España de la posguerra corrió la voz de que la actriz se quitaba toda la ropa en la pantalla.

¿Vas a ir al cine? consulta aquí la cartelera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento