Costa Brava
Una vista nocturna de Blanes. ARCHIVO

La Audiencia de Girona ha condenado a dos años de cárcel a la pareja de alemanes que fue juzgada el mes pasado por vivir catorce meses en un hotel de cuatro estrellas de Pals sin pagar la cuenta, con la excusa de que estaban interesados en adquirir el establecimiento.

La deuda acumulada asciende a 132.395,27 euros y la sentencia considera que los dos condenados "urdieron un plan" para disfrutar de esta estancia en la Costa Brava, sin que tuviesen nunca intención de hacerse con el negocio.

La Audiencia obliga también a Hans Werner y a Monica Urka, de 63 y 31 años respectivamente, a pagar una multa de 1.260 euros y a indemnizar a los dueños del hotel con otros 63.000.

Aseguraban que adquirirían el hotel

El fiscal, que acusó a Werner y Urka de un delito de estafa, había solicitado una pena de tres años de prisión, el pago de una multa de 2.700 euros y que devolvieran los más de 132.000 euros de deuda.

Durante la vista oral celebrada el pasado 11 de marzo, los acusados reiteraron que su intención era la de adquirir el hotel para instalar allí unos estudios de grabación y aseguraron que nunca pensaron que debían pagar, porque fueron los dueños del establecimiento quienes les ofrecieron alojarse mientras tramitaban los trámites de la compraventa.

La resolución del tribunal gerundense condena a pagar la mitad del valor de la estafa por considerar probado el gasto en habitaciones, pero no el que se atribuye a comidas y otros servicios ni el acumulado por amigos y asesores de los acusados.

Consulta aquí más noticias de Girona.