Auryn: viaje al corazón de la gran 'boy band' española

  • Los cinco miembros del grupo nos hablan de su vida, las chicas y su profesión.
  • Han resucitado el fenómeno fan con su exitosa 'boy band'.
  • Repasamos los más destacados grupos de 'guapos' del momento.
Imagen del grupo Auryn.
Imagen del grupo Auryn.
ARCHIVO

Muchos matarían por darles la mano y preguntarles sobre sus gustos. Por, en resumen, charlar con cinco veinteañeros cuyos nombres no les dirán mucho, pero que forman un grupo de cinco letras que despierta pasiones:Auryn. Blas, Carlos, Álvaro, Dani y David han revolucionado el fenómeno fan. Son los dignos (y patrios) herederos de New Kids on the Block, Take That o 'N Sync. Pero... ¿Cómo son? ¿Cómo viven estos inesperados héroes?

"Todo ha sido una sorpresa, sí, porque desde el primer Operación Triunfo no se veía nada así en España", explica Carlos Marco. Con su pelo rubio y su gorro, es el más charlatán del grupo, y tiene razón: desde Bisbal, Bustamante y compañía no se recordaba nada parecido por estos lares. Es más: desde hace muchos más años, quizá desde siempre, no hablábamos de una boy band española que consiguiera este éxito. Porque D'Nash o Buen Color lo intentaron, pero no llegaron a las cotas alcanzadas por Auryn.

Una cuestión de buen rollo

Y es que las cifras no mienten. Con su segundo disco, Anti-Héroes, han saltado al primer puesto de los más vendidos. El videoclip Heartbreaker, uno de los sencillos de su último LP, lleva 500.000 reproducciones en YouTube. Y, sobre todo, cada una de las convocatorias de los chicos se convierte en masiva. ¿Firma de discos en Castellón? Miles de personas reunidas. ¿Concierto en Murcia? Miles de entradas vendidas.

¿Por qué? Los chicos se miran y lanzan distintas teorías. Álvaro Gango, repeinado y muy simpático, cree que la cuestión es "que todo fluye, hay buen rollo". Carlos añade que "lo que más le ha gustado a la gente es que seámos personas normales". Y Blas Cantó, mientras entorna unos ojos que enloquecen a miles de admiradores, concluye reflexivo: "Recibimos lo que damos. Si uno siembra cosas buenas, recoge buenos frutos. Y nosotros no queremos llevarnos mal con nadie".

Para que no se lleven mal con nadie está Warner, la multinacional con la que firmaron hace unos meses, y Must Producciones, que lleva sus asuntos. Para ellos, Must y Magí Torras, su representante, son como su familia. Dani Fernández, el otro rubio del grupo, campechano y muy natural, explica que "los que trabajan para nosotros tienen toda nuestra confianza. Nos protegen, pero también intentan sacar lo mejor de nosotros". Sus familias, como las de cualquier joven, les aconsejan que coman bien durante la gira y que tengan mucho cuidado en la carretera. Pero, sobre todo, se cuidan entre ellos mismos. "Nosotros nos aconsejamos el uno al otro", dice Dani. "Somos como una familia, es muy bonito. Nos cuidamos entre los cinco".

¿De qué se cuidan? De, por ejemplo, no ser despedazados por sus fans (que alguna vez les han acorralado en un centro comercial). De mucha gente que, al olor de la popularidad, intenta convertirse en sus amigos. En resumen: de todo lo que implica tener éxito con apenas 20 años. "Pero tampoco hace falta que nos tengan entre algodones todo el rato", explica Carlos. "Tenemos una cabeza y no somos tontos... ¡Tenemos estudios!", añade Álvaro.

Carlos y Álvaro estudian publicidad y comunicación. El resto ha tenido que parar ("los profesores eran muy exigentes", se justifican), pero sigue formándose gracias al grupo. Blas, por ejemplo, estudiaba producción de cine y radio, y "si alguna vez esto no funciona volveré a los libros". Lo de Dani es todavía más cómodo: "Estudiaba para técnico de sonido, así que me viene fenomenal estar en este mundo y, cada vez que voy al estudio o a un concierto, aprender".

El cuatro de junio saldrá a la luz una biografía oficial donde explican cómo han llegado hasta aquí. Según explican, ha sido cuestión de mucho trabajo, riesgos (se autoeditaron el primer disco, que pagaron a base de bolos) y compañerismo. En resumen: lo suyo no es flor de un día, sino "algo progresivo, que ha ido poco a poco", como dice Carlos. "De puertas para fuera parece que todo empezó ayer", añade Blas, "pero hemos trabajado al 200 por ciento. Hemos aportado esfuerzo e ideas para los videoclips, para la gira...". "Era inimaginable, pero se ha dado", añade el encantador y tímido David Lafuente, "y no nos marcamos ninguna meta. Si acaso, hacer siempre lo que queramos, seguir con nuestra música". Y, desde luego, dar el callo: "Somos pesadísimos", bromea Carlos. "Nos dicen que no es normal que un artista se meta tantísimo en todo".

El todo es, de momento, la gira de Anti-Héroes, disco en el que cuentan con la colaboración de Merche, Vega o Xabi, de La Oreja de Van Gogh. El todo es llenar escenarios en Madrid, donde tocan el 13 de abril, o Barcelona, que les recibirá el 4 de mayo. Entre medias, y después, un carrusel de ciudades donde les esperan con los brazos abiertos. "Mucha gente tiene miedo a lanzarse a una aventura como la nuestra", dice David, "pero demuestra que es posible arriesgarse". "Cada uno tiene que sacar lo que tiene dentro", añade Álvaro, "apostar por lo que te gusta".

Lo que les gusta es, en resumen, lo que a cualquier joven de su edad. Dani es un fanático del deporte: primer dan de karate, ha jugado al fútbol y al hockey y se pasa las noches en vela viendo partidos de la NBA. David comparte esas pasiones, y también gimnasio: ambos se han apuntado al mismo, aunque confiesan "no saber para qué, porque no tenemos tiempo". Carlos adora estar con sus amigos y "viajar sin rumbo, sin un destino fijo e improvisando. De momento, me estoy recorriendo Europa". Y, último, Blas es muy de cine, música y televisión. "Todo lo que tenga que ver con lo artístico me gusta", asegura, "aunque no lo hago por desconectar, porque no lo necesito. Esta es la vida que hemos elegido, la que nos hace felices: estar en un escenario ya es desconectar porque, cuando canto, siento que estoy volando. Ni considero que esté trabajando".

Última, y obligada, pregunta: ¿Y las chicas? ¿Cómo se lleva el twittear y que cientos de jovencitas insistan en que eres el más guapo y gracioso del mundo y que están enamoradas de ti? David lo tiene claro: "¡No tenemos tiempo, pero por lo menos nos alegramos los ojos!". Ya más en serio, Álvaro admite que lo peor del asunto es sentir "que tienes mucho poder sobre una persona, y puedes llegar a manejarla sin darte cuenta. Tienen que entender que no somos perfectos, que no deben idealizarnos y, sobre todo, que no tienen que obedecer ni hacer las cosas que nosotros digamos. Es necesario ser muy cuidadoso en el plano psicológico". "Puedes hacer daño a alguien sin querer", concluye Blas, "con mucha facilidad".

Influencias musicales

"Hay que estar a la orden del día, actualizarse", dice el grupo cuando se les pregunta por sus grupos de cabecera. El objetivo: sonar internacionales, estar con los oídos muy abiertos y receptivos a "cualquier cosa". Carlos, por ejemplo, cita a Coldplay, Vetusta Morla, Zahara o Supersubmarina. David explica que, cuando se quieren poner "cañeros", se fijan en The Wanted. Y Álvaro recurre a los clásicos: "Imitar a los Jackson 5 en un programa de televisión", explica, "nos vino bien para probar cosas... ¡Y demostrar que hasta un murciano como Blas puede hacer buen funky!" Risas, apretones de manos, una invitación a su concierto y la sensación de que, sin entrar en su música o su popularidad, son buenos chicos. Felicidades, y que dure...

Las tres 'boy band' del momento a nivel mundial...

One Direction

El programa de la televisión británica The X Factor fue la rampa de lanzamiento hacia la fama de este quinteto, que ya con su primer sencillo (What Makes You Beatiful) se colocó en el primer puesto de las listas de ventas británicas. Después, los Brit Awards o los MTV Video Music Awards reconocieron sus méritos, pero sobre todo millones de seguidores se han rendido a sus pies. Finos, guapos y veinteañeros One Direction son, seguramente, la boy band más importante del mundo en este momento.

The Wanted

Con una apariencia algo más dura y descuidada que los anteriores, también son cinco y también tienen origen británico. Se reunieron gracias a un casting organizado por la cazatalentos Jayne Collins, y no se llevan muy bien con sus rivales-colegas de One direction: recientemente, Louis Tomlinson (1d) y Thomas Parker (TW) se enzarzaron en una "pelea" a través de Twitter, seguida con pasión por millones de admiradores.

Big Time Rush

La respuesta estadounidense nació en una serie de televisión, llamada Big Time Rush. De la pequeña pantalla a los escenarios y los reproductores de música: James, Carlos, Kendall y Logan han rodado ya la cuarta temporada del programa, y tienen la agenda repleta de conciertos por todo el país. Su padrino es el productor televisivo Scott Fellows, que se inspiró en el grupo The Monkees para darles forma.

...Y las que lo fueron hace unos (bastantes) años

New Kids on the Block

¿Empezó todo con ellos? Puede ser: en los años ochenta (en concreto, en 1984), el productor musical Maurice Starr reclutó a cinco chicos de Boston y los convirtió en iconos universales. Satisfacían todas las 'necesidades' del público adolescente (uno era el "sensible", otro el "deportista", otro "el malo"...), tenían temas pegadizos (muchos de ellos, por cierto, versiones de clásicos como los Jackson 5) y sabían bailar. A la estela del escándalo de Milli Vanilli (ese grupo que no cantaba sus canciones, sino que se limitaba a mover la boca) fueron acusados de ser una farsa, su estrella entró en declive a principios de los noventa y, pese a haberse intentado reunir hace poco, los años y las arrugas no perdonaron. NKOTB son historia.

Backstreet Boys

La historia es bastante parecida a la de New Kids: casting a cargo de un productor avezado, cinco chicos reclutados y un puñado de melodías pegajosas. Backstreet Boys cogieron el relevo de NKOTB, vendieron millones de discos (se dice que más de 135), duraron dos lustros se separaron y volvieron a unirse con resultados mediocres.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento