El presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ha restado importancia a las pegas de la oposición al plan de infraestructuras municipales presentado por el Gobierno regional pues, a su juicio, forman parte de la "norma" del PRC y PSOE del "no por el no" y de la "crítica por la crítica".

"Critican cualquier cosa", ha aseverado Diego en declaraciones a los medios de comunicación en una visita al 'edificio Dávila', en la que ha defendido un plan que, según ha dicho, está "alejado de cualquier arbitrariedad", pues ha sido sacado a "convocatoria pública" y cuenta con una "normativa regulada" que es "igual para todos" los ayuntamientos.

En este sentido, y en contestación a la secretaria general del PSC-PSOE, Eva Díaz Tezanos, ha asegurado que, el plan está "alejado" de ser una "ocurrencia" del Gobierno regional y ha asegurado que éste ha sido realizado "desde el análisis de la situación" y teniendo en cuenta las "alternativas posibles".

Ha defendido en que cuenta con una financiación "bien formulada", que supondrá una inversión de 64,2 millones de euros, ajustada a las posibilidades del Gobierno regional y que ha exigido un "notable esfuerzo".

A pesar de ello, Diego ha insistido en que la oposición critica al Gobierno regional del PP "haga lo que haga" y ha asegurado que el Ejecutivo ya está "en la idea" de que "no es posible" encontrar un acuerdo con PRC y PSOE.

Diego también ha sido cuestionado por las declaraciones de los constructores, que han pronosticado que sólo un "escaso" número de ayuntamientos se van a acoger al plan de obra por las dificultades de endeudarse para contar con los recursos que les permitan sufragar el 20 por ciento de la obra que se realice, tal y como exige la orden aprobada por el Ejecutivo regional.

"Vamos a darles tiempo a presentar sus propuestas al Gobierno", se ha limitado a contestar.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.