La Policía Local de Santander ha denunciado este fin de semana a 21 personas, seis de ellas menores, por consumir alcohol en la calle y a dos establecimientos hosteleros por rebasar la hora de cierre.

Los agentes realizaron 32 controles a requerimiento de los vecinos, dispersando a las personas que estaban bebiendo en la calle, según ha informado en un comunicado el Ayuntamiento de Santander.

Por otra parte, las dos denuncias a los establecimientos hosteleros, uno en Canalejas y otro en la calle Barcelona, por no respetar el horario de cierre se produjeron en la madrugada del viernes al sábado, a las 3.40 y a las 6.15 horas, respectivamente.

Además, los agentes denunciaron la pasada madrugada, sobre las 1.55 horas, al responsable de una vivienda de la calle Floranes por tener la música alta.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.