Una octavilla de la "entrada solemne" en el Sagrado Corazón de la Virgen de las Nieves es la pieza del mes de abril en el Museo Etnográfico 'González Santana' de la localidad pacense de Olivenza.

Este documento, donado en 1996 por José Jaime Vega González, mide 15,50 por 10,50 centímetros y alude al año mariano de 1954, según informa el museo en nota de prensa.

Con él se pretendió rescatar el culto a esta imagen, con su ubicación por espacio de dos meses, en la entonces recién inaugurada capilla de las Escuelas Parroquiales del Sagrado Corazón.

Es por ello que, según consta en el anverso, se animaba a todos los oliventinos a recibirla en el patio de las Escuelas y, de ahí, trasladarla a su capilla, donde estaría por espacio de dos meses, hasta el 13 de junio que se devolvería a su ermita.

Además, en el reverso, figuran dos cánticos de Teófilo Borrallo Gil que son 'Coplas a la Virgencita de las nieves' y 'A Nuestra Señora de las Nieves'.

Así, con el fin de incrementar su devoción, se organizó a finales de mayo del mismo año una magna procesión con los pasos de La Milagrosa, La Inmaculada, La Virgen de Lourdes, imagen del Inmaculado Corazón de María, La Virgen de Fátima con los tres pastorcitos y un cordero, La Virgen del Tránsito y, por último, La Virgen de las Nieves.

Historia de la virgen de las nieves

Dentro de la heredad de Monte Oitero, adquirida en 1859 por la sociedad constituida por los hermanos José Joaquín y Feliberto Mira Perera se alza la huerta de la Alcaraviza y, próxima a ella, la ermita de la Virgen de las Nieves.

Esta ermita fue construida, según Victoriano Parra en su Ensayo Histórico de Olivenza, en 1834, a expensas de devotos, con objeto de dar culto a la Virgen de las Nieves, por la protección que dispensó al "pequeño Joaquín" quien, perdido y de noche, buscó refugio en un pequeño cerro, donde hoy se alza la ermita.

Allí "se le apareció una señora vestida de blanco con manto azul, quien lo protegió de los copos de nieve que caían"(La leyenda de la Virgen de las Nieves de María Dolores Mira Bertrand, en Olivenza Antología Esencial).

Según Mira Bertrand, dicha imagen, que se adoraba en la iglesia del convento de San Francisco, había desaparecido de su altar, aunque fue hallada, al día siguiente de ocurrir el hecho, en el mismo lugar donde se encontró a Joaquín.

Por las referencias de Mira Bertrand, la imagen de la Virgen de las Nieves estaría en la iglesia del convento mencionado y de aquí se desplazaría a su ermita una vez construida.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.